Mercado argentino de fiesta, ¿y ahora qué sigue?

El triunfo de Cambiemos era algo ansiado por los mercados y por los inversores. Muchos ojos desde el exterior estaban puestos en este gran evento. ¿Por qué?

Por la simple razón de que todos están esperando ver indicios de continuidad en un país que promete reformas fiscales y laborales, reducción de la inflación y del déficit fiscal y que apuesta a la suba de la calificación crediticia. Se busca ganar la confianza de los inversores.

La semana pasada hablamos de las razones que impulsaron a la gran suba del mercado argentino que se dio en los últimos meses y nos preguntábamos sobre la continuidad del rally. Con el triunfo de Cambiemos que logró la victoria en 13 de las 24 provincias y un 41% de los votos a nivel nacional, ahora sí se puede hablar de continuidad, probablemente con miras hacia las elecciones del 2019.

Veamos a continuación como fue disminuyendo el riesgo país en el último año.

 

Rally de bonos y el Triunfo de Cambiemos

Los bonos vienen teniendo su rally con miras en un aumento en la calificación crediticia por parte de S&P, que ya está casi descontada en el precio. Se espera que Argentina tenga que seguir endeudándose por varios años más, con lo cual la reducción en el riesgo país nos viene bárbaro para seguir aprovechando y tomar deuda en un contexto mundial de tasas de interés muy bajas.

Por otro lado, no perdamos de vista que si en algún momento nuestra deuda soberana llega a calificar como grado de inversión (Investment Grade), muchos fondos del exterior podrán finalmente invertir en deuda Argentina. Por el riesgo que implica, los fondos suelen tener restricciones para incorporar bonos de alto rendimiento a sus portafolios. Así mismo, en junio del 2018 la empresa MSCI volverá a revisar la clasificación de Argentina para ver si finalmente somos aceptados dentro del “club” de países emergentes, acompañando a Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, cosa que definitivamente va a darle un nuevo impulso a los mercados.

Veamos la proyección de crecimiento del país para los próximos años según S&P:

Para el escenario base, se espera que el crecimiento que fue negativo para el 2016 se vaya estabilizando en torno al 3% a partir del 2017.

 

Tras el triunfo en las elecciones: reformas

Ahora los ojos estarán puestos en la reforma laboral e impositiva que se espera que el ejecutivo envíe al congreso en noviembre con la idea de flexibilizar las condiciones incentivando a que más gente se incorpore a la economía formal. Los empresarios piden una reforma laboral similar a la de Brasil ya que de lo contrario, por razones lógicas, se complica competir. Si el país vecino ofrece mayor previsibilidad y condiciones más beneficiosas para los empleadores, los inversores no tienen dudas sobre dónde harán desembarcar sus capitales.

El apoyo electoral del domingo es lo que se esperaba, y lo que le permitirá en teoría al gobierno realizar las reformas necesarias para impulsar la economía pensando ya en un horizonte temporal de largo plazo que podría ir más allá del 2019. Finalmente se espera que las medidas que sean presentadas en el congreso le den impulso a mayores subas en el mercado. En los próximos meses veremos si seguimos aparentando que nos portamos bien para que desde afuera nos quieran o si realmente nos empezaremos a portar bien.

¿Generamos confianza como país? Por el momento sólo llegó el capital líquido y de fácil vía de escape. La confianza quedará demostrada cuando arriben inversiones extranjeras directas para quedarse.