¿Para qué sirven los resultados de balances?

Muchas veces resaltamos la importancia de seguir los resultados trimestrales de las compañías en las que invertimos. Dado que estamos en medio de la temporada de resultados del tercer trimestre del año, vamos a profundizar sobre el tema. Las compañías que cotizan públicamente deben presentar los resultados de balances al público inversor mostrando el desempeño que tuvieron durante el periodo.

 

A no asustarse… Pasos que deben seguir los inversores

La temporada suele comenzar unos días después de que cierran los trimestres en marzo, junio, septiembre y diciembre, y dura aproximadamente 6 semanas. Durante este lapso de tiempo los precios de las acciones pueden llegar a sufrir grandes fluctuaciones. No es descabellado observar acciones pegando saltos de un 20% o desplomándose de un momento para el otro.

¿Por qué ocurre esto?

Se trata de una época en la que los mercados se encuentran muy activos. El resultado de balances es un evento que afecta tanto a los analistas que estudian a fondo los balances y se guían por fundamentos como a los traders que especulan con los movimientos de corto plazo. Todos ellos hacen que la volatilidad en los precios aumente.

 

Resultados de balances: movimientos en los precios de las acciones

A diferencia de lo que muchos se imaginan, el movimiento en el precio de la acción a la fecha del anuncio de resultados, no se da en función de que la compañía reporte pérdidas o ganancias.

La dinámica funciona de la siguiente forma: para todas las empresas que tienen balances públicos van a existir estimaciones consensuadas de ganancias, ventas, entre otras cosas, calculadas por diferentes analistas y van a darse a conocer, lógicamente, antes de que la empresa reporte números.

La clave está en la diferencia entre las estimaciones de ganancias de los analistas vs. el valor realmente reportado. ¿Por qué? Porque el movimiento se genera con la sorpresa.

Recordemos que el mercado descuenta todo en los precios, con lo cual las pérdidas o ganancias estimadas por los analistas, al momento en que la compañía reporta resultados, ya están reflejadas. Esto hace que la variación en el precio se de principalmente por expectativas no alcanzadas o superadas, más que por resultado absoluto.

 

¿De dónde surgen las estimaciones consensuadas? 

Se trata de la combinación de estimaciones de los analistas que cubren las acciones que cotizan públicamente. Estas estimaciones no son a ciencia cierta, pueden diferir ya que surgen de balances proyectados, modelos de valuación utilizados, y research en donde siempre nos tenemos que basar en supuestos sobre eventos futuros que podrían no ser acertados. En muchas páginas web abiertas al público se puede encontrar esta información.

Veamos un ejemplo:

Amazon reportó resultados el 27 de octubre que arrojaron ganancias. ¿Pero qué ocurrió? Fueron menores a la estimación de los analistas. Se estimaban ganancias de aproximadamente 0.853 centavos por acción y se reportó 0.52 por acción. ¿El resultado? Una caída en el precio de la acción del 5.3%.

balances

¿Esto significa que AMZN tiene un futuro dudoso o una mala performance? La respuesta es que no. Pero en este caso hubo un aumento en costos operativos mayor al estimado para mejorar la capacidad y el tiempo de entrega de pedidos, así como también inversiones en nuevos centros de almacenamiento que probablemente no hayan sido contempladas por los analistas al calcular los estimados.

Esta semana reportan Alibaba, Facebook, Humana, Pfizer, Starbucks y Qualcomm, entre otras.