Conocé los créditos para ayudar a las PYMES

Créditos para las Pymes: ¿Qué son las SGR?

Las Sociedades de Garantía Recíprocas (SGR) son un tipo de compañía creada por la Ley de la Pequeña y Mediana Empresa (Ley N° 24.467) con la intención de facilitar a las Pymes el acceso al crédito.

Su objeto principal es otorgar garantías a sus socios partícipes (Pymes), teniendo por objeto secundario brindar asesoramiento técnico, económico y financiero a sus socios, por sí o por medio de terceros.

Las SGR no pueden conceder directamente ninguna clase de créditos, limitándose a ofrecer garantías.

 

Tipos de SGR:

Abiertas: No tienen restricciones geográficas y suelen presentar una mayor atomización sectorial.

Cerradas: Suela haber un socio protector fuerte, especializado en un sector y a veces en una región geográfica. Están focalizadas a ofrecer garantías a empresas de ese sector o región.

Inscriptas en el BCRA: Se inscriben y someten al control del BCRA, contando con una normativa específica. Deben cumplir con ciertos parámetros definidos en la normativa del BCRA, entre los que se destaca el máximo nivel de apalancamiento aceptado.

Las financiaciones avaladas por una de estas SGR son una garantía preferida “A” (autolíquidas), lo que implica que para el banco no hay riesgo de crédito. También deben presentar EECC trimestrales y cuentan con auditorías más exhaustivas y costosas. A continuación  un listado de SGR inscriptas en BCRA a la fecha:

cuadro

El 07/10/2016, según comunicación del BCRA, se inscribieron dos SGR más: Argenpymes S.G.R. y Aval Ganadero S.G.R.

No inscriptas en BCRA: No se rigen por las normas del BCRA. El nivel de apalancamiento es fijado por la Asamblea de Socios. Las financiaciones avaladas con este tipo de garantías no resultan garantía preferida “A”.

 

Integrantes de las SGR

Las SGR se encuentran integradas por dos tipos de socios: partícipes (Pymes) y protectores (inversores). Veamos las características particulares de cada uno de ellos. 

 

Socios Partícipes: Son las Pymes interesadas en recibir los beneficios de las SGR, sea el acceso al crédito bancario o a mejores condiciones crediticias, o el asesoramiento que brindan las SGR. 

Requisitos para ser socio partícipe:

  • Ser Pyme. Perder la condición de Pyme (por pasar a ser Gran Empresa) implica perder la condición de socio partícipe.
  • Realizar aporte de capital. Este aporte suele ser simbólico, de monto mínimo, simplemente para adquirir el derecho a ser socio. Con este aporte adquieren el derecho de voto en las Asambleas de socios.

 

Socio Protector: Son las personas físicas o jurídicas que realizan aportes a la SGR, bajo la forma de inversión.

Requisitos para ser socio protector:

  • Persona física o jurídica.
  • Realizar aporte de capital.
  • Realizar aporte al fondo de riesgo.

Los socios protectores perciben beneficios impositivos por los aportes realizados y cobran los eventuales rendimientos financieros de la SGR. Pueden existir beneficios indirectos para el protector, como por ejemplo lograr que sus proveedores Pyme accedan a buen financiamiento, para garantizar el abastecimiento de las materias primas que necesitan (sería el caso, por ejemplo, de Acindar Pymes SGR) ¿Cómo es la operatoria?

 

Parte a) Financiamiento de la SGR

El circuito comienza con la recepción por parte de la SGR de los aportes de los Inversores (socios protectores), destinados a alimentar el Fondo de Riesgo que se utilizará para garantizar los créditos que reciban las Pymes.

 

Parte b) Análisis crediticio

Luego de realizar el aporte de capital requerido, la Pyme solicita a la SGR la garantía.

La SGR efectúa un análisis crediticio, que usualmente incluye pedidos de documentación, entrevistas con los dueños, visitas a las empresas, entre otros.

Si luego del análisis la Pymes resulta calificada, se suscribe el contrato de garantía, recibiendo el certificado de garantía de la SGR, que habitualmente tiene un monto máximo y contempla determinadas líneas crediticias.

En el contrato de garantía se incluye el detalle de la contragarantía que ofrece la Pyme a la SGR, que suele ser una garantía real (hipoteca o prenda). Esta garantía se ejecutará si la Pyme no cumple con los pagos del crédito.

 

Parte c) Otorgamiento del préstamo

La Pyme se acerca con el certificado de garantía de la SGR al banco con el que desea operar, para que este le otorgue las líneas solicitadas. El análisis crediticio que realizará el banco será mínimo o nulo, por la buena calidad de la garantía (se trata de una financiación sin riesgo).

 

Parte d) Pago

La Pyme pagará el crédito al banco en las condiciones pactadas. En caso de no cumplir con un pago, el banco notificará a la SGR, que inmediatamente cumplirá con los pagos vencidos. Posteriormente, será la SGR la que se ocupe de cobrar esos fondos a la Pyme, pudiendo siempre ejecutar la contragarantía recibida.

 A continuación, un resumen de la operatoria: 

captura

Capital y Fondo de Riesgo

El patrimonio de las SGR está constituido básicamente por el Capital social y el Fondo de riesgo.

El Capital social (acciones) está integrado por los aportes de los socios partícipes y protectores. La participación de los aportes de estos últimos será de hasta el 49% del capital social, garantizando así que en la toma de decisiones se tengan en cuenta los intereses de las Pymes partícipes. A su vez, cada socio partícipe tendrá como máximo una participación del 5% en el capital social, para garantizar la atomización de los socios.

Por otro lado, cuentan con un Fondo de Riesgo, que representa alrededor del 90% del patrimonio, y está constituido principalmente por los aportes de los socios protectores y, en menor medida, por el rendimiento de las inversiones del fondo, los resultados distribuidos y otros aportes menores.

El Fondo de riesgo es administrado por la SGR, destinándolo a inversiones diversas, como plazos fijos, títulos públicos y privados, Lebacs o Fondos Comunes de Inversión.

El objetivo de este Fondo es hacer frente a los pagos incumplidos por las Pymes. Es por ello que las inversiones debieran ser relativamente seguras, porque son la fuente de la garantía ofrecida por la SGR a los bancos.