Inversiones para la segunda mitad de agosto y para septiembre

Según indica el informe bimensual del sitio Puente.com, hay ciertos activos que conviene seguir detrás y tener en cuenta a la hora de invertir para las próximas semanas.

Luego de las PASO, las aguas se calmaron para el dólar y para el termómetro general de la especulación. La duda era saber elegir nuevos activos o saber seguir con la tendencia que había consolidado las atractivas tasas del BCRA previamente a cualquier especulación electoral. El oficialismo como primera fuerza, temporariamente, y el PJ (con su multipartidismo) por detrás, brindó calma a los inversores que quieren saber el rumbo económico futuro, por cuál senda distinta continuará o si seguirá estable por donde venía.

Frente al nuevo panorama, sumado al ajuste del tipo de cambio de los últimos 2 meses y tasas reales atractivas, desde PUENTE encontramos mayor valor entre los bonos en pesos, direccionando un 30% de nuestros portafolios hacia títulos en moneda local. Entre ellos preferimos tomar posiciones en fondos de inversión de Lebacs o en renovar Lebacs, ya que esperamos que el BCRA mantenga las tasas elevadas con el objetivo de seguir desacelerando la inflación hacia su objetivo del año de entre 12% y 17%, así como en bonos ajustados por CER, como el Discount Peso (DICP) o el Boncer 2021 (TC21), donde las tasas reales de estos títulos superan el 4% y ofrecen un carry elevado para los próximos meses por la persistencia de la inflación.

Respecto a las posiciones en dólares, en las cuales direccionamos un 50% de los portafolios, encontramos un mayor espacio para desplazarnos hacia bonos con mayor duration, los cuales ofrecen rendimientos superiores, además de potenciales ganancias de capital en el mediano plazo. En este sentido, aumentamos a 20% nuestra ponderación en bonos de largo plazo, como los Discount (DICY y DICA) y el bono centenario (AC17), reduciendo posiciones títulos de corto plazo. Asimismo, mantenemos un 15% de las carteras en bonos provinciales, particularmente en Provincia de Buenos Aires y Córdoba, y un 15% en bonos corporativos, siendo IRSA Propiedades Comerciales, Pampa Energía y Banco Macro los emisores donde encontramos el mayor valor.

Por el lado de las acciones, elegimos diversificar posiciones en aquellas compañías y sectores expuestas a la expansión del crédito, como son el financiero e inmobiliario, así como en petróleo y gas, por sus potenciales desarrollos en el largo plazo, destinando el restante 20% de los portafolios. Dentro del sector financiero favorecemos las acciones de Banco Francés y Banco Macro, mientras que en el sector inmobiliario resulta atractiva IRSA. Por último, elegimos a YPF en el sector de petróleo y gas, dado su potencial de desarrollo en el sector gasífero y su atractiva valuación.