La gestión desde la innovación tecnológica: posibilidades y desafíos

Innovación, Tecnología y Management

La masificación tecnológica ha traído consigo numerosos cambios en diversos aspectos del management organizacional. La innovación disruptiva, a medida que pasa el tiempo, va ocupando de a poco un lugar más amplio en las organizaciones, como una suma y una forma nueva de optimizar y colaborar en el planeamiento de un determinado sistema.

Para ello se desarrollan las nuevas tendencias de la denominada Revolución 4.0 y los desafíos que presuponen para las organizaciones, que no están aún preparadas para responder a un mundo que cambia a un ritmo acelerado.

Para  su correcta integración, uso, optimización y provecho, es indispensable el rol de la formación y desarrollo de competencias, donde la educación tradicional vinculada a la organización de la industria masificada pierde sentido frente a las nuevas organizaciones y demandas del contexto.

Del editor: es posible de pensarlo esto en el sentido de que “entran en conflicto” dos paradigmas, uno que finaliza, que está mutando, a uno nuevo que está surgiendo, está tratando de hacerse lugar. Más que “en conflicto” cabe mejor denominar que “entran en discordancia” dos paradigmas que estructuralmente son distintos en muchos aspectos, pero que aún coinciden y son similares en otros.

Se proponen entonces ideas y metodologías existentes que buscan trabajar en los modelos de formación de capacidades, orientados a la lectura crítica y capacidad de aprendizaje continuo por sobre la ‘inundación’ en contenidos específicos, cuya obsolescencia es casi inmediata.

Un ámbito de formación donde las fuentes son accesibles y rescatan lo esencial y distintivo del sentido humano: su capacidad de emocionarse, de ser creativo y de reflexionar éticamente respecto del mundo y sus dilemas morales.

 

Management Organizacional: tendencias globales y el impacto en la formación

Es indudable que en los tiempos de globalización e Internet hay tendencias que toman relevancia y que merecen la atención de los investigadores y formadores en disciplinas vinculadas con la gestión organizacional.

A continuación podremos sintetizar algunos fenómenos que parecen tener relevancia a la hora de contextualizar estas nuevas maneras de generar formación y competencias profesionales. Compartiremos la idea de la “Industrial 4.0” que plantea convergencia entre diferentes tecnologías que redundarán en cambios sustanciales a nivel social, donde se hallan los ‘prosumidores’ como centro de la escena.

Ello resulta posible en la medida que se desarrollen producciones híbridas, en sintonía con la manufactura distribuida y los servicios especializados de alta calidad.

 

Tecnologías que se vinculan a la “Industria 4.0”

– Big Data: se trata del análisis, administración y gestión inteligente de una gran cantidad de datos a través de modelos que ayudan a la toma de decisiones, incluyendo predicción de cursos de acción.

– Cloud Computing (La Nube): plataforma compartida de recursos informáticos tales como servidores, almacenamiento y aplicaciones, utilizados en forma remota y a demanda desde cualquier dispositivo con acceso a Internet.

– Fabricación Aditiva e Impresión 3D: fabricación de un objeto a partir de la utilización de capas sucesivas de materiales (polvo), que supone una revolución en los procesos y sistemas de fabricación.

– Robótica Colaborativa: robots que compartirán el entorno y colaboran con trabajadores humanos. Al tratarse de robots livianos y móviles se encuadran dentro de las denominadas “fábricas inteligentes”.

– Sistemas Ciberfísicos: tecnologías informáticas y de la comunicación que aumentan la capacidades y son incorporadas en todo tipo de dispositivos, dotándolos de “inteligencia” y autonomía lo que redundará en una mayor eficiencia y posibilidades de uso.

 

Todo esto resulta alineado con la investigación desarrollada por Deloitte (Deloitte University Press, 2016), donde identifica ‘motores’ del cambio para el análisis de las tendencias en Capital Humano:

– Masificación de la Tecnología

– Trastornos Demográficos

– Nuevo contrato social en el Trabajo

– Velocidad de la Economía Exponencial

A raíz de esto, se cuestiona la administración tradicional que hace foco en la eficacia, la racionalidad, fortalece estructuras y define roles. La dimensión de los cambios en la sociedad global, motivan nuevos abordajes en organizaciones preparadas para ser sustentables en el Siglo XXI.

 

La gestión desde la perspectiva de la innovación tecnológica: posibilidades y desafíos

De los temas actuales relativos a la gestión, posiblemente el más presente sea el vinculado al concepto de ‘innovación’. No es la idea hacer un compendio del concepto, dado que existen muchas acepciones y el término ‘innovación’ parece estar en constante revisión.

Simplemente, se destaca que la innovación no es concepto actual y sus referencias principales vienen del economista Schumpeter, quien consideraba que la innovación era la principal fuente de desarrollo económico de una economía. Junto con eso, el concepto de empresario innovador destaca el carácter necesario para emprender y tomar riesgos asociados a la creación de valor (Montoya Suárez, 2004).

A modo de referencia breve de los aportes al concepto de innovación tecnológica, resulta interesante la idea de la vinculación entre la I&D y la factibilidad comercial (creación de valor), es decir la validación del mercado de parte de una idea original y su posterior desarrollo como producto, servicio o modelo de gestión (Cilleruelo Carrasco, Sánchez Fuente, & Etxeberria Robledo, 2008).Todo lo anterior, suena muy interesante y plantea enormes posibilidades de desarrollo para las organizaciones, sean grandes o pequeñas, públicas o privadas.  

 

Modelos y posibilidades que entran en conflicto

Ahora bien, es conveniente plantear los siguientes interrogantes antes de tomar una posición respecto de la innovación tecnológica:

¿Cómo se preparan las organizaciones para resolver la complejidad en la economía del conocimiento e Internet?  ¿Qué sucede con los modelos de gestión de tradición racionalista-eficientista? ¿Qué capacidades se requieren para innovar en el mundo actual?

Si se contemplan estas cuestiones, parece que las posibilidades que brinda la tecnología a priori para desarrollar novedades y crear valor, también pueden llegar a constituir dificultades para las organizaciones y sus modelos actuales.

Por ejemplo, a la par también surge el énfasis por el control y concentración de la información y recursos para la toma de decisiones como parámetro en la gestión. El uso de ‘tableros de control’ y métodos de auditoría cada vez más sofisticados, que reducen la iniciativa individual al control del ‘sistema’ en las grandes empresas. El énfasis en la productividad y la eficacia constituyen la ‘verdad’ en las organizaciones (Le Mouel, 1992).

Otro ejemplo puede verse en el criterio normativo y de controles cruzados que se realiza en la gestión pública, que delimita iniciativas y genera dilaciones en proyectos, como la prioridad ante la norma y  cristalización de la estructura de puestos de trabajo. Es el énfasis en los procedimientos que se desentiende de los resultados y las necesidades ciudadanas (Bonnefoy, 2004)

Otro punto a destacar es el enfoque racionalista y sus prerrequisitos de control, estandarización y eficacia se reiteran en el plano de las organizaciones educativas: basta mirar el aula y la forma de evaluación para encontrar similitudes con el modelo fabril o empresarial que busca homogeneidad -‘calidad’- en sus recursos (Carneiro, Toscano, & Díaz, 2016).

Se le atribuye al científico A. Einstein la frase que reza no hacer siempre lo mismo si se buscan resultados diferentes. Dado la velocidad de cambios en el contexto y las tendencias expuestas, resulta interesante tener dicha frase en mente en lo que respecta a la gestión de organizaciones.

*Adaptación de la versión original para la web