La Reserva Federal de EEUU, ¿responde a intereses políticos?

La Reserva Federal de EEUU y las jugadas políticas ¿qué hay de cierto?

Para poder analizar este tema, es fundamental entender cómo esta estructurada la Reserva Federal o Fed, que es el banco central en EEUU. Se trata de un sistema federal compuesto por una Junta de Gobernadores, que es una agencia gubernamental con sede central en Washington DC, y 12 bancos de la Reserva en todo el país.

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC), en inglés Federal Open Market Committee, es un componente del Sistema de la Reserva Federal que establece la política monetaria y supervisa las operaciones de mercado abierto en EEUU. Estas operaciones constituyen la herramienta más importante de política monetaria que impulsan expansión o contracción monetaria.

reserva

¿Cómo esta compuesta la FOMC? Está conformada por 12 miembros: los 7 de la Junta de Gobernadores y 5 de los 12 presidentes de las diferentes reservas federales del país. La presidenta de la junta de gobernadores es también la presidenta de la FOMC, y que en este momento se trata nada más ni nada menos que de Janet Yellen.

 

¿Por qué se dice que la Reserva Federal es independiente?

– Existen dos principales razones:

Los miembros de la Junta de Gobernadores ocupan el cargo por 14 años, con la intención de que los periodos no coincidan con los presidenciales, creando mayor independencia e incentivando políticas monetarias de largo plazo.

La Junta de Gobernadores no recibe dinero del Congreso, la principal fuente de ingresos proviene de los intereses generados por los bonos adquiridos en las operaciones de mercado abierto. Otra fuente de ingresos la constituye los intereses generados por la tenencia de moneda extranjera.

Hasta este punto entendemos que los mecanismos para generar independencia existen y teóricamente la Reserva Federal se mantiene lejos del control político,

 

– ¿Pero en la práctica qué ocurre?

La política monetaria tiene un gran impacto en la economía del país. Si no hubiese autonomía, la Fed podría ser influenciada por los políticos de turno generando una expansión monetaria excesiva que ayudaría a bajar el nivel de desempleo en el corto plazo y generando bonanza económica temporaria pero que fallaría a la hora de controlar la inflación. Los latinoamericanos entendemos muy bien de qué se trata todo esto.

En el debate presidencial del 26 de septiembre, el candidato a presidente Donald Trump acusó a Yellen de haber caído exactamente en esta situación. Al no subir las tasas estaría favoreciendo al gobierno de turno, y a esta altura, según el candidato republicano, contribuyendo a la formación de una burbuja especulativa.

Establecer cuándo es apropiado subir las tasas es una tarea complicada, donde se trabaja sobre los datos corrientes y se va siguiendo la evolución de la economía mes a mes (empleo, inflación, aumentos salariales, construcción, consumo, entre otros). Pero en esta última reunión de la FOMC tres de los miembros apoyaron la idea de subir las tasas, lo que puso en evidencia la falta de consenso interno y dejó las puertas abiertas para ataques como el de Trump. Por otro lado, exteriorizar la falta de consenso provoca que los mercados pierdan confianza en la institución.

 

Los futuros de la tasa de interés nos brindan información 

Otro dato a considerar es que hoy en día los futuros de la tasa de interés nos indican un 17% de probabilidades de suba de tasas en la reunión del 2 de noviembre mientras que un 53% de probabilidades de que esto ocurra en diciembre. ¿Por qué tan baja en noviembre? Primero, porque no hay conferencia de prensa agendada para esa fecha. Segundo y principal, muy pocos creen que la Fed llame la atención elevando las tasas justo 6 días antes de las elecciones.

La respuesta de Yellen cuando fue interrogada sobre la independencia de la Fed fue: “No debatimos sobre política en nuestras reuniones”, ¿será cierto? Aunque muy probablemente lo sea, es difícil saber la respuesta con seguridad.

Como conclusión, la estructura y el funcionamiento prevén independencia ya que se cuenta con fondos propios y en última instancia la Fed responde al congreso. Pero en un contexto en el que resulta tan difícil encontrar el momento adecuado para la siguiente suba de tasas y donde el camino a seguir no es claro, es esperable que surjan dudas sobre la objetividad en la toma de decisiones.