¿Qué está pasando con el precio del aceite?

¿Qué pasa con la industria del aceite?

Tras un acuerdo del Ministerio de Producción de la Nación con la Cámara de la Industria Aceitera de la República Argentina (CIARA), el incremento  que sufrirá el aceite solo podrá ser de hasta un 4% para la variedad “mezcla” y un 6% para la variedad “girasol” de manera momentánea por el mes de agosto.

 

Entre las negociaciones, el mayor foco del conflicto que aun rige (con todo el peso del sinceramiento y tarifazos en los servicios) es que el gobierno nacional quiere que cualquier tipo de aumento no se realice abruptamente en agosto sino que sea gradual y hasta diciembre. Por el contrario las empresas del sector aceitero están de acuerdo con el aumento gradual pero que sea de un total del 30% y los privados exigen que el alza se produzca de manera completa y abrupta en el próximo mes.

 

Origen del conflicto

El conflicto se desencadenó la semana pasada tras un alerta por la posible suba de hasta tres veces el precio del aceite por quita de subsidio a la industria, según informó la Federación de Aceiteros, que estimaron que la botella de litro y medio treparía a $90.

 

La noticia generó una “psicosis” por el aceite, al estilo de las corridas por el alimento en Venezuela. En la semana se produjeron en varias cadenas de supermercados y de venta minorista “corridas” por temor al futuro aumento. Los consumidores comenzaron por un lado a comprar en gran cantidad desabasteciendo el stock y por otro lado los puntos de venta intentaban resguardar el stock a través de maniobras y restricciones que bajo el marco de la ley son ilegales, como restringir el máximo de compra por familia o exigir la compra de algún producto extra junto con el aceite

 

Sin “Precios Cuidados”

Ignacio Werner, asesor del Ministerio de Producción, aseguró que: “el conflicto habría comenzado originalmente en 2008, bajo el mando del ex Secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno. En su gestión llevó a cabo un esquema de fideicomiso privado por el cual el 1,2% de las alícuotas de las retenciones a las exportaciones subsidiaban los precios de los aceites de soja, girasol y sus mezclas en el mercado interno, llevando el valor muy por debajo del real y distorsionando el mercado”.

 

El alerta por la suba ocurrió luego de que el gobierno de Mauricio Macri eliminara el fideicomiso que subsidiaba a la industria aceitera. Ante esta determinación, el secretario general de la Federación de Aceiteros, Daniel Yofra, advirtió que desde la semana que viene el precio del aceite se triplicará.

 

En esta coyuntura, Werner también agregó que “el sistema anterior ponía en riesgo a la industria y a los miles de empleos de la cadena de valor y que actualmente están trabajando para normalizar la situación cuidando el bolsillo de las familias argentinas y velando por la conservación del empleo en el sector. En este sentido, los acuerdos que se están generando hoy son desde un comportamiento responsable”.

 

El aceite quedó afuera de la lista en la última renovación del programa Precios Cuidados y en los últimos dos meses tuvo una suba de alrededor del 35 por ciento.