¿Es posible una Argentina investment grade?

¿Vienen las inversiones o no vienen?

En un artículo anterior analizamos cuáles son las funciones de las Calificadoras de Riesgo, como Standard & Poor´s y Fitch Ratings, y cómo es la metodología de calificación de acciones y títulos de deuda.

Entre los instrumentos calificados por estas empresas se encuentran los títulos públicos. A estas calificaciones se las conoce como “calificaciones soberanas”, porque implica la calificación de bonos de un Estado soberano.

Actualmente desde el gobierno nacional pretenden atraer inversores al país, aunque Argentina continúa fuera de lo que las Calificadoras de Riesgo consideran “investment grade” o “grado de inversión”. Esta categoría incluye las calificaciones entre AAA y BBB- inclusive, e identifica a aquellas inversiones con bajo riesgo de default.

Desde mayo de este año la calificación de Argentina es B-, bastante lejos del grado de inversión.

 

¿Qué son las calificaciones soberanas?

Son una evaluación de la capacidad y voluntad de cada gobierno de pagar su deuda y obligaciones financieras en tiempo y forma. Para efectuar este análisis las calificadoras utilizan variables cuantitativas y otras cualitativas. Ejemplos de las primeras son los indicadores económicos, mientras que las segundas incluyen aspectos como el clima político o la voluntad de pago estimada.

El análisis de la voluntad de pago es una cuestión particular de este tipo de calificaciones, ya que, al ser el deudor un país, las acciones legales que pueden ejercer los acreedores para cobrar los créditos son limitadas. Podemos recordar el conflicto internacional que implicó la retención en 2012 de la Fragata Libertad en Ghana. El motivo de la disputa en este caso había sido la presión de los llamados “fondos buitres” por cobrar lo que Argentina les debía.

 

Entre las variables consideradas por las Calificadoras para asignar calificaciones soberanas se encuentran:

– Riesgo político

  • Estabilidad y legitimidad de las instituciones políticas.
  • Participación popular en los procesos políticos.
  • Transparencia en las decisiones y objetivos de políticas económicas.
  • Riesgo geopolítico.

– Estructura económica

  • Prosperidad, diversidad y grado de orientación de la economía al mercado.
  • Disparidad en la distribución del ingreso.
  • Actuación del sector financiero; disponibilidad del crédito.
  • Competitividad y rentabilidad del sector privado.
  • Eficiencia del sector público.

– Perspectivas de crecimiento económico

– Flexibilidad fiscal

  • Ingresos, gastos y superávit/déficit.
  • Flexibilidad y eficiencia del incremento en la recaudación.
  • Efectividad en las políticas de gasto.
  • Oportunidad, cobertura y transparencia de los informes.

– Deuda del gobierno

– Pasivos offshore y contingentes

– Flexibilidad monetaria

  • Conducta de los precios.
  • Expansión monetaria y crediticia.
  • Compatibilidad del régimen cambiario y objetivos monetarios.
  • Factores institucionales.
  • Eficiencia de herramientas de política monetaria.
  • Indexación y dolarización.

– Liquidez externa y volumen de la deuda externa, perfil de vencimientos y acceso a financiamiento

  • Impacto de las políticas fiscal y monetaria sobre las cuentas externas.
  • Estructura de la cuenta corriente y composición de los flujos de capitales.
  • Suficiencia de reservas.

 

Este análisis concluye con la asignación de distintos tipos de calificaciones:

  • Local Currency LT (moneda local largo plazo)
  • Local Currency ST (moneda local corto plazo)
  • Foreign Currency LT (moneda extranjera largo plazo)
  • Foreign Currency ST (moneda extranjera corto plazo)
  • National Scale LT (escala nacional largo plazo )
  • T&C Assess (transferencias y conversión)

De estas calificaciones, la más relevante suele ser la Foreign Currency LT, ya que muestra la capacidad de pago del país a largo plazo y en moneda extranjera, características de la mayor parte de los bonos emitidos.

A través del proceso de calificación se asigna una nota a cada uno de los tipos de calificación, expresada en letras de la AAA a la D. Como ya dijimos, hasta BBB- se considera “investment grade”, lo que no significa que no se pueda invertir en bonos no calificados “investment grade”, sino que será más riesgoso y por ende, con una superior rentabilidad potencial.

 

¿Cómo llegar al investment grade?

Entre las variables críticas que contribuirían a mejorar la calificación de Argentina se encuentran:

  • Crecimiento económico (salir de la recesión).
  • Inflación.
  • Deuda externa (cumplimiento y reducción).
  • Superávit fiscal.
  • Transparencia en la gestión pública.
  • Estabilidad de las políticas públicas y de la economía en general.
  • Distribución del ingreso (reducir la brecha).

Una de las principales debilidades del país es la volatilidad, tanto del desempeño económico, como de las políticas públicas (fiscales y monetarias). Por lo tanto, comenzar a sentar las bases para la tan necesitada estabilidad, será la clave para la mejora de la situación general del país.