Dominar el tiempo y ganar millones: algoritmos en la compra-venta de acciones

Trading a través de algoritmos

Ganar o no millones de dólares a través de operaciones bursátiles solo depende de poder estar milésimas de segundo adelantado a otros competidores.

Ese “poder estar milésimas de segundos adelantado a otros”, es posible. Hace varios años que empresas especializadas en el trading (la compra-venta de acciones a modo especulativo) recurren a los últimos avances tecnológicos y nuevas tácticas para poder realizar las mejores operaciones bursátiles con ganancias millonarias.

Lo novedoso y controversial es que a través del uso de la tecnología de punta se optimiza en un porcentaje incalculable las formas tradicionales en las que se realizan estas operaciones manualmente, que basan su éxito en la capacidad que tengan los accionistas en ser los primeros en comprar barato y vender caro para aquellos que hacen trading.

Ser los primeros, simplemente con algoritmos, relojes atómicos y satélites.

 

Relojes atómicos: la fase siguiente al uso de algoritmos  

El mundo y la vida cotidiana comenzó a optimizarse mediante algoritmos combinados con tecnología que los aplique, desde la capacidad de elegir la mejor ruta para volver a casa (waze) como la capacidad de saber cuándo y qué acciones comprar para luego vender y generar así una ganancia superior a haber realizado ese movimiento solo desde la intuición y de manera analógica.

Los algoritmos (una serie de instrucciones y pasos determinados a seguir para llegar a una resolución u objetivo) son propios del ser humano y de su capacidad evolutiva. Utilizamos algoritmos hace siglos, desde que estamos organizados como sociedad y humanidad, como los comienzos de la agricultura.

reloj atómico
Reloj Atómico: vista panorámica

El ejemplo del algoritmo como una serie de instrucciones a seguir es un ejemplo básico, pero en el sistema financiero los algoritmos son tan complejos como los utilizados por Google para ordenar internet. Ahora bien, los relojes atómicos prometen superar a los algoritmos que dependen de la medición del tiempo para su funcionalidad.

 

HFT o Anti HFT

 El uso de complejos algoritmos en finanzas se da a través de máquinas de High Frequency Trading (HFT) o Especulación de Alta Frecuencia, que emplean algoritmos para realizar las inversiones en fracciones menores a un segundo y que escapan de toda percepción humana. Frente a esto, los relojes atómicos se plantean como los principales competidores de estas maquinas, siendo físicamente aun más precisas.

Tanto los proyectos de HTF como la posible incorporación de tecnología atómica, implica desde hace años una competencia desleal, posibles corridas en la bolsa y una gran desventaja para los medianos y pequeños inversores que se encuentran desfavorecidos.

La empresa Renaissance Technologies patento este año un sistema algorítmico que incluía, entre otros elementos de tecnología avanzada, un reloj atómico con una precisión de nanosegundos que los sistemas HTF no pueden detectar, esta tecnología podría posicionarse como el comienzo de un arma combativa contra la especulación  HFT (llamados anti-HTF) o el principio de una sofisticación aun mayor.

 

 

Voces de alarma

La reciente evolución de los mercados desde lo manual a lo electrónico tiene grandes beneficios y los inversores ahorran dinero por los bajos costos de las operaciones. Pero el trading electrónico trae nuevos riesgos, y requiere el esfuerzo de idear nuevos mecanismos de protección a la par de la innovación para sostener el espíritu inicial de las inversiones en la bolsa de valores.

 

Queda en tela de juicio y a la espera de resultados concretos saber cuál será el futuro de la especulación financiera a través de la optimización tecnológica.

Las autoridades reguladoras de las operaciones financieras de Estados Unidos conocen a fondo el problema y ya advirtieron que no hay cifras exactas de la cantidad de operaciones HFT que se realizan, aunque se habla de un 60% en el caso de Wall Street y un 40% en el caso de la bolsa europea.