Adiós al alquiler del Posnet y a las comisiones

VIERNES 3 DE JUNIO DE 2016  I DOLARSI.COM I


El “Posnet social” es una medida para que los pequeños y medianos comercios no tengan que pagar el servicio del Posnet ni comisiones por transacciones durante dos años, según anunció la AFIP acerca de un acuerdo que se firmará con tarjetas de crédito y de débito de las diferentes emisoras.

 

Según indicó el titular de la entidad, Alberto Abad, los gastos y costos que implican tener un Posnet y adaptar el comercio al uso de tarjetas de crédito y débito, hacía bastante reacios a diversos comerciantes pequeños y nuevos para incorporar este servicio. Es un acta acuerdo con las emisoras de las diferentes tarjetas, y busca impulsar la bancarización para un sector relegado y el circuito de comercios restantes aun no incorporados (almacenes de barrio, proveedurías, kioscos, taxis, remises, etc.)

 

Abad realizó el anuncio luego de brindar una conferencia en la comisión de Presupuesto y Hacienda del Senado, en el cual se debate el proyecto de ley para la devolución del 15% del IVA a beneficiarios de planes sociales, jubilados y pensionados mediante el uso de tarjetas.

 

Según el titular de la AFIP, la medida beneficiará a más 9 millones de personas y acompañado de la gratuidad del Posnet, significará “un blanqueo” de las actividades que ejercen los comercios pequeños (proveedoras en su mayoría de bienes de consumo). También enfatizó que “el próximo desafío es el cultural” ya que “los jubilados utilizan solo el 8% de sus haberes mensuales para efectuar compras con tarjeta de débito”.

 

Esta medida se da en el marco de varias políticas que vienen llevando a cabo y buscando impulsar desde el gobierno actual:

 

  • Uno de ellos es el proyecto de ley de devolución de parte del IVA para los sectores de menores recursos y que beneficia fundamentalmente la compra de bienes de consumo para la canasta básica. La ley actualmente tiene media sanción en la Cámara de Diputados y falta que pase por el Senado.

 

  • La medida también busca incrementar a los máximos valores posibles, la incorporación al circuito bancario de todos los pequeños sectores comerciales y de servicios que movilizan la mayor parte del consumo hormiga o del consumo cotidiano, un sector relegado, reacio o ajeno a ello por los mismos costos o dificultades.

 

Desde diferentes sectores del gobierno ligados al BCRA ya han anunciado en diversas ocasiones esta intención. Las ventajas que ello implica es asegurar mayor transparencia, agilizar la transacción comercial y el consumo, y ayuda a eliminar la circulación monetaria del dinero líquido (dinero billete).