Acciones que pagan dividendos: ventajas y desventajas

Consejos para invertir por nuestra especialista en finanzas e inversiones, Daniela Wechselblatt, CFA.

 

¿Qué es un dividendo? Empecemos por la definición.

El dividendo es la distribución de una porción de las ganancias generadas por una compañía, y que es decidido en la asamblea de accionistas. La parte de las ganancias que no es distribuida queda en la empresa como ganancias retenidas y es destinada a futuras reinversiones.

 

¿De qué depende que una empresa pague dividendos?

 

Principalmente de la fase de crecimiento por la que esté pasando. Como podemos ver en el siguiente cuadro, las empresas que están atravesando las etapas de desarrollo y crecimiento, están experimentando un aumento rápido y elevado de las ganancias. Sus márgenes de rentabilidad se encuentran por encima del promedio de la industria, muy probablemente por el lanzamiento al mercado alguna tecnología disruptiva que todavía no ha sido copiada o incorporada por sus pares del sector. En estos momentos los márgenes de rentabilidad son los más elevados, las compañías no suelen repartir dividendos y prácticamente todo es reinvertido en el negocio sacando el máximo provecho de las ventajas competitivas.

dividendos

Una vez que las empresas alcanzan la etapa de madurez, todas las variables mencionadas anteriormente se estabilizan en el largo plazo. Con el tiempo los márgenes de rentabilidad empiezan a decaer, ya sea porque lo que se ofrece deja de ser una “novedad”, porque ya están alcanzando la cuota de mercado que se proponían, entre otros. Las inversiones de capital se reducen, la liquidez crece y los márgenes se acomodan al promedio de la industria. Aquí es cuando la empresa ya puede repartir dividendos sostenidos a lo largo del tiempo. Por ejemplo, Apple atravesó una larga etapa de desarrollo y crecimiento, hasta que finalmente empezó a pagar dividendos hacia 2012 y en marzo del 2015 fue adicionada al índice Dow Jones (empresas maduras y estables que cotizan en EEUU).

 

¿Cuáles son las fuentes de ganancias cuando invertimos en estas empresas?

 

Cuando adquirimos una acción de este tipo, el inversor genera dos fuentes de ingresos:

  • Por pago de dividendos
  • Por variación de precio

La variación de precio está dada principalmente por la expectativa de futuras ganancias. El dividendo, como ya mencionamos, se trata de la fracción de éstas que se distribuye. Siguiendo esta lógica se puede decir que el valor intrínseco de la acción se corresponde con el valor presente de los dividendos que se espera que la misma pague a futuro a los accionistas. Y esto constituye la justificación del modelo de valuación de empresas basado en el descuento de dividendos, a través del cual estimamos cuánto una empresa debería valer hoy en día en base a los dividendos que vamos a recibir a futuro. Pero que sólo es útil y tiene sentido cuando la empresa a analizar paga dividendos relativamente estables en el tiempo. Ejemplos de este tipo de empresas, y que a su vez pagan dividendos elevados, son Coca-Cola, General Motors, AT&T, entre otros.

 

¿Qué rol cumplen las empresas maduras y los dividendos en nuestra cartera de inversión? 

 

Muchas veces lo que buscamos al invertir en estas compañías no es sólo el dividendo (que su tratamiento impositivo puede no ser del todo beneficioso, dependiendo la nacionalidad del inversor), sino reducir la volatilidad de nuestra parte de la cartera invertida en renta variable.

Las empresas maduras, justamente por generar ganancias que se sostienen en el tiempo y repartir dividendos estables, suelen fluctuar menos en su precio ante vaivenes del mercado. Por otro lado, tendrán un potencial de suba más limitado que las empresas en etapa desarrollo y crecimiento. Lo ideal es identificar a qué grupo pertenecen las compañías en las que invertimos para poder administrar de forma correcta las ponderaciones de acuerdo a nuestros objetivos.