¿Qué nos dice el precio de una acción?

Existen varios métodos para llevar a cabo un análisis de acciones.

Los 3 más utilizados son el “free cash flow to the firm”, que es el flujo de efectivo libre generado por la compañía; el valor presente de dividendos, para las empresas que repartan dividendos a sus accionistas y el análisis por múltiplos.

Mientras que los dos primeros métodos son modelos de valuación absolutos donde se intenta llegar al valor intrínseco, el último es un modelo de valuación relativo.

Esto significa que para poder llevarlo a cabo y sacar alguna conclusión que contribuya en la decisión de compra o venta de una acción, debe ser comparada con sus pares del sectorEl método más simple y accesible para quien no es un experto en mercados es el análisis por múltiplos.

 

Hoy vamos a explicar el Price/Earnings (Precio/Ganancias por acción), el ratio más utilizado por la comunidad inversora.

 

¿Qué nos dice el precio de una acción?

Es comúnmente llamado P/E. Nos indica cuánto los inversores están dispuestos a pagar por dólar de ganancias, en otras palabras, un P/E de 20 indica que el mercado paga $20 por cada $1 de ganancias que la compañía genere.

Se supone que a mayor P/E, la acción se encuentra más “cara” pero más allá de la definición simplista de este ratio, lo que nos interesa analizar es qué nos sugiere un P/E por encima del de sus pares o del promedio de la industria.

Esto implica que el mercado es optimista y espera un crecimiento de la compañía en particular mayor al promedio de la industria en el corto-mediano plazo. En general ocurre con empresas que se encuentran en etapa expansiva, las que comúnmente llamamos “growth companies” (compañías de crecimiento). Hoy en día, por ejemplo, encontramos el caso de T-Mobile, con un P/E de 122, mientras que sus pares AT&T (P/E: 31.5) y Verizon (P/E: 18.2) muestran valores mucho más bajos y cercanos al promedio de la industria (P/E: 20.2).

acción

Para tener una idea más general sobre las condiciones del mercado, podemos comparar el P/E de una compañía en particular directamente con el del índice S&P. Históricamente el S&P tuvo un P/E que osciló entre los 15 y 25. Hoy en día se encuentra en 18.95. Con esto podemos concluir que si bien es un valor relativamente alto, todavía hay lugar para futuras subas.

Por otro lado, existe la creencia de que un P/E por debajo de la industria o de la competencia indica que la compañía esta subvaluada. Esto no necesariamente es así.

Se trata de una señal de alerta, de eso no hay duda, pero debemos hilar más fino para saber si realmente estamos frente a una oportunidad o si es que la empresa tiene perspectivas fuertemente negativas que podrían aplazar las ganancias que esperamos por un largo plazo. En este caso debemos completar el análisis utilizando los balances de la empresa de forma minuciosa.

 

Tips para el uso del P/E en una acción:

  • En los casos en los que las ganancias de una compañía son negativas, el P/E pierde sentido. En estas ocasiones, se puede utilizar el ratio EV/EBITDA: Enterprise value to EBIDTA. (Deuda + capitalización)/EBIDTA. Que es el Valor de la empresa/Beneficio antes de intereses, impuestos, depreciación, y amortización. A través de este ratio medimos el valor de la firma, más que su precio.
  • Prestar atención en los métodos contables que utilizan las compañías, por más que sean del mismo sector. Diferentes métodos contables pueden afectar las ganancias por acción, como por ejemplo, que una empresa use US GAAP y la otra que use las NIIF (Normas Internacionales de Información Financiera).
  • Tenemos la opción de usar el trailing EPS (las ganancias por acción pasadas) o el forward EPS (ganancias por acción estimadas a futuro). Considerar en el análisis como está calculado el EPS.

Para concluir, la decisión de comprar o vender una acción debe estar basada en un proceso de investigación integral. De todas formas, el P/E es un ratio que rápidamente nos puede dar una idea sobre la situación de una empresa y resultar el disparador de un mayor análisis.