El plan de negocios: la importancia de planificar

No hay dudas, el plan de negocios es un requisito fundamental. Muchos emprendedores creyendo que han tenido una gran idea de negocio, se lanzan al mercado sin siquiera haber evaluado seriamente el escenario ni la potencialidad de su proyecto.

Si bien esto no significa necesariamente que se encaminen hacia el fracaso, los resultados serán inciertos. El empresario tendrá una alta probabilidad de tomar malas decisiones de inversión, desperdiciando tiempo y dinero.

El 50% de las nuevas empresas muere durante su primer año. Y 9 de cada 10 no superan los cinco años.

 

El plan de negocios: ¿por qué?

Un negocio nuevo gestionándose en la mente del emprendedor, normalmente requiere un desembolso de capital que toma años recuperar. Para muchos esta inversión significa arriesgar su propia supervivencia. Cuanto mayor el tiempo de recuperación, mayor la exposición al riesgo.

¿Cómo se puede minimizar esos riesgos? Mediante una planificación meticulosa con información pertinente y relevante para disminuir la incertidumbre del futuro.

Un plan de negocios no es más que un modelo escrito que, partiendo de una idea (ya sea innovadora o simplemente un leve cambio sobre algo existente), permite estudiar el escenario para anticiparse a las oportunidades y los riesgos posibles para luego elegir el lugar de destino, seleccionando la ruta más conveniente.

De acuerdo a análisis estadísticos, el 95% de los fracasos pueden atribuirse a la ausencia de un plan que acompañe la puesta en marcha y la falta de experiencia del emprendedor en el rubro donde ha decidido incursionar.

 

Un correcto plan de negocios permite:

  • Saber si es conveniente invertir en una nueva idea o en la modificación del negocio actual.
  • Aclarar la idea y realizar los ajustes necesarios.
  • Decidir sobre inversiones, puesto que demuestra la viabilidad de una idea y la justificación para la solicitud y posterior devolución de un préstamo u otra fuente de financiamiento.
  • Buscar socios, ya que difícilmente un emprendedor pueda incorporar socios a su proyecto sin un plan de negocios que lo justifique.
  • Determinar cuáles son las oportunidades del negocio más prometedoras.
  • Determinar los mercados de interés para la empresa.
  • Señalar cómo participar más activamente en esos mercados.
  • Estimular el uso más racional de los recursos.
  • Establecer una base firme para planificar todas las actividades de la empresa.
  • Asignar responsabilidades específicas y establecer programas de trabajo coordinados.
  • Determinar cuáles son las áreas más importantes que se deben controlar.
  • Permitir evaluar estrategias alternativas.
  • Aportar las bases para decidir el tipo de productos o servicios que se deben ofrecer a la clientela.
  • Crear conciencia de los obstáculos que se deben superar.
  • Establecer objetivos, programas, estrategias y planes a seguir, que permiten controlar mejor el desarrollo futuro de la empresa.

 

El plan de negocios: ¿cómo se compone?

El plan de negocios presenta dos dimensiones: Una externa, para solicitar financiación, buscar socios.

Y una interna, ya que le permitirá al propio emprendedor conocer la viabilidad técnica, económica y financiera del proyecto, así como también su alcance. 3 utilidades fundamentales del plan de empresa:

Planificar:

  • Para desarrollar ideas sobre el negocio, ver si la idea tiene posibilidades.
  • Permite equivocarse sobre el papel y no en la puesta en marcha.
  • Reduce el riesgo.
  • Ayuda a tener un conocimiento profundo de la empresa y permite un punto de vista más objetivo.

Controlar:

  • Permite evaluar el rendimiento de la empresa respecto de lo planificado: No es un documento de gestión, es una previsión y sirve para marcar las directrices, pero no puede sustituir a otros documentos más elaborados de gestión.
  • Permite reaccionar con mayor capacidad ante un problema: Una empresa no puede tener un problema económico si antes no se determinan los resultados que se esperan conseguir y conoce que no coinciden con los obtenidos.

Obtener financiación:

  • Constituye una herramienta eficaz para la relación con terceros (bancos, posibles socios, etc.)

 

Con todo lo expuesto, se puede concluir que el plan de negocios es un instrumento que sirve al emprendedor para estimar los efectos que, sobre su idea empresarial, tendrán los elementos intrínsecos y extrínsecos a su propia realidad. Su importancia y utilidad estarán en condicionadas por la estructura y el contenido del documento elaborado.