Panamá: ¿Siempre fue paraíso fiscal?

JUEVES 14 DE ABRIL DE 2016  I DOLARSI.COM I


El escándalo internacional y la investigación reciente del ICIJ (Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación) por las cuentas offshore de diversos mandatarios y figuras públicas del mundo, colocaron nuevamente a Panamá en la mira de países que a nivel internacional no cumplen con los estándares de intercambio de informaciones financieras y fiscales.

Panamá tuvo un periodo de tiempo en el cual no era considerado fervientemente como un paraíso fiscal o, al menos, había intentado comenzar a cambiar su imagen y lo había logrado, reposicionándose como un centro de finanzas serio. A tal punto que el GAFI (Grupo de Acción Financiera Internacional) lo borró de su lista negra.

Igualmente, Panamá a lo largo de su historia, es y ha sido un lugar propicio para los delitos de lavado de dinero, fraude fiscal, evasión impositiva y estafas financieras. Es importante aclarar que su estructura jurídica, política y legal ha estado configurada de tal manera para permitir esto; su jurisdicción permite la confidencialidad de documentos o registros, lo cual ciertas empresas multinacionales e individuos de países que deben responder a regímenes tributarios impositivos, podrían utilizar estos mecanismos para transferir fondos de un país a otro y ocultar información.

La maniobra permite la ventaja económica de ahorrarse impuestos que tendrían que haber pagado en sus lugares de origen. A Panamá este sistema le permite capturar fondos que de otra forma no recibiría. Asimismo, estas maniobras no son impolutas y ciertos organismos internacionales han logrado elaborar, formas de contrarrestar estas fórmulas fiscales que les perjudican. En el año 2000, la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), elaboró una lista de paraísos fiscales entre los cuales, de manera destacada, se encontraba Panamá. El organismo puso en marcha un mecanismo de sanciones para tales países.

Es en este contexto que en los últimos 10 años la jurisdicción de Panamá se esforzó por cambiar esta imagen y posicionarse como un centro financiero serio. Su gobierno aprobó una serie de regulaciones para los bancos, aseguradoras, firmas inmobiliarias y bolsas de acciones y de piedras preciosas.

Por ese motivo es que el GAFI, que lucha contra el lavado de dinero, había quitado a Panamá de su Lista Gris de países que a nivel internacional no cumplen con los estándares de intercambio de informaciones financieras y fiscales, por otra parte, el Fondo Monetario Internacional (FMI) elogió en su más reciente informe la estabilidad del sector bancario panameño.

Quedará a la expectativa los resultados del escándalo de “Panamá Papers” y de cómo estos afecten a la calificación que los organismos de crédito y cooperación económica internacionales le den al país del Caribe.

 

Por DolarSi