Ayudarse en la industria: cuando Microsoft salvó a Apple

Cómo Apple cayó en su peor etapa financiera (y cómo se salvó)

Hace unos 25 años, la empresa creadora de grandes íconos tecnológicos como el ipod, macbook y iphone, estaba muy lejos de ser lo que hoy es, una de las empresas privadas más grandes y mejores valuadas del mundo. Estaba, por el contrario, falto de productos y a punto de la disolución.

Cuando Steve Jobs regresó al comando de Apple, tras haber sido despedido años atrás por el directorio de la propia empresa que él fundó, requirió de medidas extraordinarias para poder reflotar a la compañía tecnológica de una ineludible quiebra.

Durante una edición de MacWorld, una exposición de todos los productos de Apple, entre caras de asombro y abucheos, Steve Jobs anunciaba para sorpresa de todos que la empresa Microsoft sería un socio inversor de Apple por 150 millones de dólares para salvar a la compañía de la quiebra.

“Quiero hablar de socios importantes”, comenzaba Jobs. “Apple necesita ayuda de unos socios, y da ayuda a otros socios. Las relaciones destructivas no ayudan a nadie en esta industria.”, aseguraba. El acuerdo, firmado a las dos de la madrugada, suponía un salvavidas financiero para Apple.

apple

Para entonces, a mediados del año 97, y tras la vuelta de Steve Jobs al rescate, Apple se encontraba en su peor situación financiera, habiendo visto mermadas casi todas sus reservas monetarias y sus ingresos durante los últimos años, a causa de una sucesión de malas decisiones y productos inadecuados para las necesidades del mercado. La película de Steve Jobs (2015) cuenta muy bien toda esta situación y cómo fue aquel proceso de retorno.

El rescate consistió en mejorar la elección del desarrollo de los productos para el mercado de consumo masivo, pero enmarcado en una nueva identidad de “producto de distinción” que combinaba innovación, tecnología y (en mayor medida) diseño. Esfuerzo enorme que Steve Jobs no hubiera podido hacer sin la ayuda de sus socios inversores nuevos, cuyo principal actor fue Microsoft.

 

Apple y su acuerdo con Microsoft

El acuerdo con Microsoft fue un acuerdo favorable para ambas partes, porque incluía la licencia cruzada de varias patentes. La propiedad intelectual era uno de los puntos fuertes de Apple. Microsoft se comprometía a seguir manteniendo y desarrollando Office para Mac de la misma forma que lo hacía en Windows. Mantener una suite informática tan relevante era importante para Apple ya que podría conservar y atraer más clientes dependientes de programas como Word o Excel para trabajar o estudiar.

Por el lado de Apple, se comprometían a mantener Internet Explorer de Microsoft en la plataforma de Mac. El acuerdo indicaba que Microsoft continuaría desarrollando la versión para Mac, y Apple lo instalaría por defecto con su sistema operativo. El trato quedó en vigor hasta que, en 2003, Apple presentase su propio navegador web, Safari.

Por aquel entonces, esta decisión fue vital ya que la navegación web empezaba a despegar con mayor relevancia (previo a la crisis de las puntocom en 2001 que luego devino, paulatinamente, en la consolidación del reino de Google Inc. – Alphabet)

El último punto del acuerdo como socios indicaba la inyección monetaria convertible en acciones de Apple, sin capacidad de voto, por parte de Microsoft, valoradas en 150 millones de dólares. Microsoft se comprometió a mantener esas acciones durante al menos tres años como muestra de compromiso. Finalmente, en 2003 Microsoft se deshizo del total de de su participación en la compañía en el mercado común vendiendo las acciones por poco más de 350 millones de dólares.