Invertir y apostar a lo seguro ¿Da ganancia?

Actualmente el argentino promedio invierte en tres activos clave: Dólar (por si lo desconocían, somos el segundo país con mayor tenencia per cápita de esta moneda extranjera), Ladrillos (la opción preferida de los inversores de la generación “Babyboomers” y “Generación X”) y por supuesto Plazos Fijos.

Ahora… ¿Son rentables estas inversiones? La realidad es que si medimos la inflación con la mayoría de estas alternativas obtenemos pérdidas.

¿Qué significa esto? Que si nuestra idea es ahorrar en el tiempo y que ese ahorro nos brinde intereses en el lapso de tiempo que no los utilizamos, al cabo de un año, por ejemplo, teniendo en cuenta la pérdida de valor adquisitivo de la moneda local estaríamos incurriendo en pérdidas.

 

Invertir sobre seguro ¿Es seguro?

Desde inicio de año el dólar tuvo sus altibajos, pero aún en su mejor momento no superó una ganancia por tenencia del 20%. Es decir, si el primero de enero comprábamos un dólar a $13,30 aproximadamente y hoy a un valor de $15,45 en promedio, hubiésemos ganado $2,15 por cada uno (ganancia por tenencia del 16%). Pero la inflación desde principio de año a la fecha supera el 40%, por lo cual significaría que, si bien tenemos más plata, esos ahorros valen menos. Perdimos el 24% de nuestra inversión en un año apostando a lo que considerábamos el caballo ganador por excelencia.

A modo de ejemplo: si en enero teníamos $133 e íbamos al supermercado probablemente podíamos comprar: 2 Kg de yerba, 1 litro de leche, 1 kilo de arroz y 1 gaseosa mediana. Si esos $133 los convertíamos en 10 dólares para venderlos hoy y obtener con ellos $154,50, con estos pesos a valor actual solo podríamos comprar los 2 Kg de yerba y la gaseosa mediana. Si no hicimos mal los cálculos, en el camino perdimos el arroz y la leche ¿No?

 

Plazos Fijos y Propiedades: ¿Qué ocurre con esta inversión?

Con los plazos fijos no estamos muy alejados de esa situación, aún en las épocas donde las LEBACs impulsaban tasas altas (que nunca superaron el 30% en plazos fijos de 30 a 60 días) el promedio de tasas en un año se puede acomodar dependiendo el banco y monto invertido en un 24%. Es cierto, perdimos menos que con los dólares, pero aún así nuestra inversión se deterioró un 16%.

En el caso de las propiedades se puede hablar de un aumento en el valor del metro cuadrado en CABA de alrededor de un 10 a 15% en dólares promediando según la zona. Suponiendo el caso de Palermo a modo de ejemplo (y vamos a dar este como una visión muy optimista, dado que es una de las zonas que más aumentó), considerando una variación de U$S 2667 a U$S 2967 en el lapso de este último año, nos brindó una ganancia de 300 dólares por metro cuadrado, que a su vez, valen más hoy producto de la devaluación del peso frente al dólar desde enero a la fecha, lo cual nos arroja una ganancia neta de un 29% en pesos. Podemos observar que aún en esta alternativa estamos perdiendo un 11% sobre la inflación.

Resumiendo:

invertir

En este momento si caímos en la trampa de “ir por lo seguro” probablemente nos sintamos como Jon Snow siendo juzgados por Ygritte (Game of thrones), pero la idea con esta nota no es deprimirnos en vistas a fin de año, sino aclarar la realidad económica para investigar alternativas financieras más rentables e invertir mejor el año siguiente.

 

¿Se nos está escapando la tortuga con nuestros ahorros?

Existen múltiples opciones para invertir acorde al riesgo que quiere afrontar cada uno, podemos variar desde bonos, fondos comunes de inversión de diversas variedades, acciones y hasta para los más arriesgados se puede incursionar en el ámbito de las opciones y futuros. ¿Y adivinen qué? En la gran mayoría de estas alternativas la tenencia de esos activos representa ganancias mayores a la inflación.