Inversiones en bonos: todo lo que hay que saber | DolarSi

Inversiones en bonos ¿qué son?

Quienes recién están incursionando en el mundo bursátil, habrán leído o escuchado que las inversiones en bonos son de las más conservadoras. Y están en lo cierto. Cuando hacemos inversiones en bonos, lo que hacemos al invertir en un bono es simplemente prestarle dinero a una entidad, que puede ser un estado (provincia, municipio, etc.) o a una compañía.

A cambio, recibiremos un flujo de fondos conocido, en el que nos abonarán intereses durante la vida del bono sumado a la amortización del capital que suele ser al final del plazo.

A la hora de invertir en bonos se debe considerar el rendimiento que ofrecen, así como el riesgo asociado. La idea, como en toda inversión, es poder obtener el mayor rendimiento incurriendo en el menor riesgo posible. Para lograr una buena combinación es importante considerar las siguientes variables:

 

Inversiones en bonos: vencimiento 

¿Qué es?

En el caso del bono que amortiza al vencimiento, se trata del momento en que los inversores recibirán la cantidad de dinero expresada en el valor nominal del papel.

¿Cómo nos afecta?

Cuanto más largo es el vencimiento, mayor es el riesgo que asume el inversor ya que ante cambios en la tasa de interés, más se verá afectado el precio del bono (concepto de “duration”). Recordemos que si las tasas de interés suben, los rendimientos de los bonos aumentan también y consecuentemente cae su precio. Hoy en día la Reserva Federal en USA discute cuándo continuará el proceso de suba de tasas de referencia que inició el diciembre pasado. En este contexto los bonos menos afectados son los de vencimiento más próximo y son los más recomendados para inversores que se quieren proteger de este riesgo.

¿Qué conviene hacer?

Para quienes se van a enfocar en bonos del exterior, recomendamos que el vencimiento promedio de la cartera de bonos no supere los 10 años. La situación es inversa si esperamos que las tasas de referencia caigan, en ese caso nos va a convenir entrar en bonos con vencimiento más largo para aprovechar la suba de precios cuando esto ocurra.

 

Cupón del bono

¿Qué es?

El cupón del bono es el interés que abona el emisor, en general semestralmente a los tenedores de los títulos como compensación por haber prestado el capital. Al momento de la emisión del bono, el valor nominal y el cupón son establecidos y se mantienen invariables hasta la fecha de vencimiento, que es cuando el emisor debe devolver la cantidad de dinero expresada en el valor nominal del bono (lo que sí fluctúa durante la vida del título es el rendimiento y el precio).

¿Cómo nos afecta?

Si bien un cupón más alto nos va a permitir recuperar la inversión en menor tiempo y reduce el riesgo de tasa de interés, lo que en verdad debemos considerar es el rendimiento (o Tasa Interna de Retorno) del papel. Este valor toma en cuenta no sólo el cupón sino también el precio de compra, la ganancia o pérdida de capital y el valor temporal de los flujos. No necesariamente la emisión que pague mayor cupón es más riesgosa, para ello justamente debemos considerar el rendimiento.

 

Calificación crediticia

¿Qué es?

Las agencias calificadoras de riesgo son las que se encargan de calificar a las compañías evaluando el riesgo de impago y el deterioro de la solvencia del emisor. Para ello utilizan modelos econométricos que consideran variables como la deuda acumulada, toman información de los balances, se analiza el potencial de la industria, entre otras cosas. En otras palabras, la calificación crediticia indica las probabilidades que tiene un emisor de caer en la categoría de default. Cuando una empresa o gobierno entra en esta categoría, significa que no puede hacer frente a los pagos de sus compromisos.

 

¿Cuáles son las agencias calificadoras y como nos afecta su calificación?

Las principales agencias calificadoras de riesgo son: S&P, Moody’s y Fitch.

En el caso de S&P, las calificaciones van desde AAA, siendo el bono más seguro (por ejemplo, bonos del tesoro americano), hasta D, que significa que el bono entro en default. Por ejemplo, se considera que un bono de Apple con calificación AA+ (bono de grado de inversión) tiene menor probabilidad de default que uno de Netflix con calificación B+ (bono de alto rendimiento).

Si bien la cesación de pagos es el principal riesgo del que debemos cubrirnos a la hora de invertir en bonos, también debemos considerar la posibilidad de una suba o baja en la calificación. Lo ideal es invertir en bonos que creamos que tienen posibilidades de recibir una mejora en la calificación crediticia y, de esta forma, los veremos subir de precio.

Como conclusión, son varios los factores en juego a la hora de decidir en qué bonos invertir, los arriba mencionados son las variables clave que todo inversor debe tener presente a la hora de seleccionar instrumentos de renta fija.