Indicadores que miden el temor a un “Cisne Negro”

Un cisne negro es un evento muy poco frecuente cuyo impacto puede tener efectos globales en las carteras de inversiones. Existen en el mercado financiero internacional productos que permiten cubrirse ante estos eventos catastróficos. Parafraseando un artículo publicado por  German Fermo en El Cronista, nos dice que el hecho de que sea un evento poco usual no es excusa para no cubrirse (hedgearlo) y que esa es la diferencia entre un administrador de carteras profesional y la fe.

En ese mismo artículo se refiere al VIX y al SKEW VIX como indicadores que miden la volatilidad implícita. La diferencia entre ellos está en que uno asegura una protección extrema y el otro no. El VIX mide la volatilidad implícita de las opciones “at the money” mientras que el SKEW VIX hace lo propio con aquellas “out the money”.

Invito al lector a leer el mencionado artículo, por lo pronto aquí nos ocuparemos de mirar el comportamiento de dichos índices en la actualidad.

Reto al lector a intentar acertar cual gráfico representa a cada indicador (sin leerlo en la parte superior):

cisne negro

Si de volatilidad hablamos, claramente el gráfico de la derecha pareciera ser el más “nervioso”. Y perdón por utilizar términos poco académicos pero estos índices no hacen otra cosa que medir el “estado de ánimo” del mercado.

Mientras más incertidumbre exista y menos claro sea el futuro, mayor será el precio por el cual un inversor pagará por su cobertura. Sin embargo, es para destacar que aquel mercado que mide las operaciones frecuentes o regulares parece estar muy tranquilo y el índice reboza en sus niveles mínimos.

No así en aquel indicador que mide los “out layers”, allí el precio pareciera reflejar mayor temor. Esto nos dice que la cobertura ante niveles extremos es más atractiva que la de niveles normales.

¿Será que estamos próximos a un cisne negro? Por las dudas, el mercado internacional se protege.