IMPSA: ¿Una reestructuración exitosa?

En un artículo anterior analizamos las posibles causas de los problemas financieros (Financial Distress) y cómo afectan a las compañías, y planteamos a la reestructuración corporativa como alternativa para encontrar el equilibrio perdido.

En esta oportunidad vamos a analizar un caso de reestructuración, empresa IMPSA: las causas del desequilibrio financiero, las principales medidas tomadas y el estado actual del proceso.

 

La empresa

Industrias Metalúrgicas Pescarmona SAIC y F (IMPSA) es una empresa argentina nacida en 1907, dedicada a la fabricación y comercialización de estructuras metálicas y bienes de capital de gran tamaño para los sectores petroquímico, hidráulico, nuclear, electrónico, energético y obras civiles. Además, cuenta con la división Energías Renovables, que provee soluciones integrales para la generación de electricidad.

Su domicilio principal se halla en Godoy Cruz, Mendoza, donde registra dos plantas productivas. Además cuenta con oficinas administrativas en la CABA.

IMPSA es la cabeza de un holding que incluye alrededor de 20 empresas nacionales e internacionales, mayormente dedicadas a la generación de energía y energías renovables. La controlante del grupo es la empresa inversora Venti SA, también domiciliada en Mendoza.

 

Comienzo de las dificultades

En septiembre de 2014 IMPSA informó a la Comisión Nacional de Valores (CNV) la decisión de posponer los pagos de capital e intereses de la totalidad de las Obligaciones Negociables (ON).

Según declara la propia empresa, la decisión se basó en los atrasos en las cobranzas a determinados clientes. En nota a los Estados Contables 2015 la empresa informa que el 86% de los créditos por ventas (alrededor de $5.000 millones) se deriva de sus contratos con CORPOELEC, una empresa operadora del gobierno de Venezuela, encargada de la generación, transmisión, distribución y comercialización de energía eléctrica. La incapacidad de la empresa venezolana de cumplir con los pagos pactados tuvo un impacto negativo en los flujos de fondos de IMPSA.

impsa-2

Cabe destacar que los créditos con CORPOELEC representan el 38% del Activo total consolidado al 31/12/2015, e incluyen un reclamo por mayores costos aún no aprobado por el cliente.

No obstante la complejidad del litigio, el Directorio mantiene expectativas de cobro favorables. Sin embargo, el Contador Auditor en su Dictamen señala que no pueden preverse las fechas en que serán cobrados esos créditos, ni las condiciones en que se percibirán, lo que podría implicar modificaciones de las cifras de los EECC.

Por otro lado, la empresa mantuvo siempre un elevado nivel de endeudamiento. Al 31/12/2015 el Pasivo era de $11.538 millones (88% de la inversión total).

1

Es importante destacar que el 82% del Pasivo total está denominado en moneda extranjera, lo que le implica a la empresa excesivos costos financieros, agravador poa la devaluación de la moneda.

Como se observa en el cuadro anterior, una parte importante de sus deudas son financieras, que son justamente las que están siendo objeto de la reestructuración.

2

La deuda con entidades financieras, de acuerdo con la Central de Deudores del BCRA (última información septiembre/2016) es de $ 796 millones, distribuida entre 10 entidades. A ese importe se le deben añadir los préstamos obtenidos en el exterior y la deuda por emisión de Valores Representativos de Deuda (VRD). Respecto a estos últimos, la controlada Central Eólica Pampa de Malaspina SA emitió VRD para la construcción de una central de generación de energía eólica en Chubut, habiendo recibido desembolsos por USD 27 millones, USD 25 millones y USD 17 millones, integrados en pesos al tipo de cambio de la fecha de cada desembolso.

Por su parte, las emisiones de Obligaciones Negociables fueron realizadas por la empresa en el marco del Programa Global de hasta USD 500 millones, aprobado en 2007. Los fondos obtenidos por las diferentes emisiones se aplicaron para repagar ON de un programa anterior, para capital de trabajo e inversiones en activos fijos en Argentina.

El conflicto con CORPOELEC, el elevado y costoso endeudamiento, sumado a los elevados costos operativos, derivados de una ineficiente utilización de recursos, generaron la acumulación de quebrantos y las dificultades financieras.

 

La reestructuración

En función al análisis efectuado por la empresa, ha elaborado una estrategia de reestructuración, que comprende los siguientes ejes:

  • Reducción de gastos de estructura, dotando de mayor flexibilidad a la organización.
  • Reactivación de los contratos principales, a través de negociaciones con clientes. El objetivo es garantizar el ingreso de fondos y el cumplimiento de los contratos.
  • Negociación con proveedores y subcontratistas locales e internacionales, con el fin de conseguir nuevos acuerdos de pago y liberación de material, y también mantener la red de subcontratistas.
  • Reestructuración de pasivos financieros, a través de propuestas de pago a los acreedores.

 

Reestructuración de Pasivos

La reestructuración de los Pasivos es uno de los ejes clave en esta reestructuración, estando la empresa negociando hace más de un año con sus acreedores financieros.

El pasado 1° de agosto el Directorio de la compañía informó a la CNV las principales características de la reestructuración propuesta:

  • Reemplazo de los títulos actuales por unos nuevos, con y sin garantías (ver detalle “Propuesta de reestructuración”). La amortización final de los nuevos títulos sería en 2031.
  • Entrega a los acreedores del 65% de las acciones de la compañía, teniendo así mayoría en las Asambleas de Accionistas para, entre otras cosas, escoger al Directorio e influir en la administración de la sociedad.
  • Emisión de un mandato a un asesor financiero propuesto por los acreedores para que venda hasta el 100% de las acciones de la empresa (medida que se tomaría en caso de incumplimiento o por necesidades financieras).
  • Los flujos excedentes de caja se destinarán a precancelar deuda.

El 26/09/2016 el representante de IMPSA informó que el 51% de los acreedores financieros han suscripto los términos y condiciones del acuerdo, debiendo ahora los acreedores expresar su adhesión formal al acuerdo final de reestructuración. Los directivos esperan antes de fin de año tener homologado el Acuerdo Preventivo Extrajudicial (APE).

 

Propuesta de reestructuración

El 20/07/2016 IMPSA comunicó a la CNV los términos y condiciones para la reestructuración de deuda, obtenidos por consenso con un grupo de acreedores financieros. La propuesta permitirá a los acreedores elegir una de las siguientes alternativas:

Instrumentos Par: Por un monto total de hasta USD 146 millones, amortizables en seis cuotas iguales pagaderas los días 30/12 de cada año desde el 2026 al 2031 (16,67% por año). Interés semestral del 1% nominal anual para las obligaciones en USD, y trimestral de BADLAR + 1% nominal anual para las obligaciones en $. En caso de cancelarse en su totalidad los Instrumentos Discount, los Par serán precancelados en la medida en que existan excedentes de efectivo.

Instrumentos Discount: Por un monto total de hasta USD 322 millones, amortizables en cinco cuotas anuales pagaderas los días 30/12 desde el 2020 hasta el 2024 (12,5% cada una) y una cuota equivalente al 37,5% del capital, pagadera en 2025. Para las obligaciones en USD el interés sería semestral con tasa escalonada (7,5% nominal anual en el primer año y 9,5% en el último), mientras que los compromisos en $ devengarían un interés semestral de BADLAR + 3,5% nominal anual. Se precancelarían si hubiera excesos de fondos.

Nuevos Instrumentos en USD garantizados: Por un monto de hasta USD 4 millones. Se pagarán en dos cuotas anuales el 30/12/17 y 30/12/18, devengando intereses semestrales de LIBOR + 3% nominal anual.

Aquellos acreedores que no firmen el Acuerdo de Reestructuración o que no elijan una de las alternativas, obtendrán Instrumentos Par, aunque si hubiera instrumentos Discount disponibles, se les otorgarán porciones a prorrata de estos últimos.

 

Situación actual de la empresa

Actualmente la Sociedad se encuentra operativa, aunque con un nivel de actividad mucho menor al de años previos: La facturación en el año 2015 fue de $621,6 millones, un 54% menor a la del 2014.

Sin embargo, a nivel costos y resultados, el 2015 mostró una mejoría:

  • Fuerte reducción de los costos directos de venta, pudiendo obtener utilidad bruta en 2015 (en 2014 se trató de una pérdida de $ 967 millones).
  • Reducción de los costos administrativos y comerciales, aunque en menor proporción que los costos directos.
  • Importante disminución de la pérdida final, que pasó de $ 2.132 millones en 2014 a $ 168 millones en 2015.

Sin embargo, en los primeros seis meses del 2016 la situación se vuelve a revertir: la facturación fue un 16% mayor al promedio del 2015, pero con costos directos e indirectos mayores, concluyendo con una pérdida operativa de $97 millones y final de $1.098 millones. De mantenerse esta situación, el balance al 31/12/2016 mostraría una situación económica igual de crítica que la de 2014, el peor año de la compañía.

La posición de liquidez de la compañía es comprometida en todos los períodos, con un pasivo creciente y mayormente de corto plazo, y activos en su mayoría no corrientes.

El Auditor en su Dictamen advierte sobre la incertidumbre existente en torno al proceso de renegociación de deudas y al cumplimiento de las premisas utilizadas por la empresa para confeccionar los flujos de fondos futuros de las obras en ejecución, y que le permitirían recuperar su capital de trabajo, el valor de sus activos y continuar desarrollando normalmente sus actividades.

El éxito de la reestructuración dependerá por un lado, de concretar un acuerdo con los acreedores financieros que sea atractivo para el acreedor y conveniente y factible de pago para la empresa. Por otro lado, el éxito dependerá de la optimización real de los procesos internos para incrementar las ventas y reducir los costos. Reestructurar las deudas, sino que haya detrás una integral reestructuración de activos, podría llevar a la empresa a un nuevo desequilibrio financiero en el mediano plazo.

Por último, la salud financiera de la empresa también dependerá de variables no controlables, como la resolución del conflicto con CORPOELEC y de la evolución de los distintos proyectos en desarrollo y a desarrollar, muchos vinculados con variables económicas de Argentina y del mundo.