FED: crónica de una suba de tasas anunciada

El miércoles 15 de marzo se llevó a cabo la primera de las 4 principales reuniones anuales que hace la Fed con el objetivo de discutir la política económica y evaluar las tasas de interés de referencia para lograr que acompañen el ciclo económico.

En esta reunión la Fed decidió subir las tasas por primera vez en el año. La Fed Funds Rate (tasa de préstamos entre bancos de una día para el otro) fue elevada 25 puntos básicos ubicándose en el rango de 0.75-1%. Se trata de la tercera suba de este ciclo, dándose la primera en diciembre del 2015 y la segunda en diciembre del 2016.

Es interesante observar como a inicios de febrero la probabilidad de una posible suba de tasas de interés que el mercado descontaba a través de los futuros se encontraba tan solo en un 30%.

En el transcurso de un mes y medio esta probabilidad aumentó llegando a casi un 100%, antes de que la reserva emitiera el anuncio oficial ayer 15 de marzo.

FED

 

FED y suba de tasas: ¿cómo es que hubo un cambio tan notorio en las expectativas?

La clave fue la comunicación, y de esta forma evitar incertidumbres y sorpresas. El objetivo que expresa la Fed es el de llevar a cabo ajustes graduales, lo que también implica no generar sobresaltos en el mercado, algo que hasta ahora están logrando.

 

Veamos cómo fue la comunicación con el público inversor en los últimos 90 días:

El 14 de febrero Yellen expresó que demorar la suba de tasas es “imprudente” y anunció que el comité que discute los ajustes de tipos de interés (FOMC) evaluaría la idea en las próximas reuniones.

El 15 de febrero algunos representantes de la Fed mencionaron que la economía estaba creciendo por encima de la tendencia y que tres subas de tasa para el 2017 serían apropiadas.

El 28 de febrero más miembros del FOMC dijeron que la posibilidad de suba de tasas se discutiría seriamente en la reunión de marzo y el primer día del mes esta idea fue también sostenida por otro miembro. Varios de ellos habían sido históricamente proclives a mantener una política económica expansionista, pero aparentemente ya no.

Por si todavía quedaban dudas, el 3 de marzo la presidenta Yellen confirmó que si la inflación y el empleo evolucionaban en línea con sus expectativas, “el ajuste de tasas probablemente sería apropiado” en la reunión de marzo.

Como si faltara algo más, el anuncio de la creación de empleos durante febrero que fue dado a conocer el 10 de marzo superó las estimaciones del mercado. Luego de todo esto prácticamente ya no quedaban dudas de que la Fed anunciaría la suba de tasas y se vio claramente que la intención es evitar generar sorpresas en el mercado.

A continuación podemos ver los pronósticos con respecto a las variables macroeconómicas fundamentales que se anunciaron en la última reunión:

Bastante modestos para lo que se esperaba.

 

¿Cuál fue la reacción de los mercados luego del anuncio de la suba de tasas de la FED?

Como venimos mencionando, si bien gran parte del efecto estaba descontado en los precios, hay algunos movimientos a resaltar:

Índice S&P 500: las acciones tuvieron un pequeño rally luego del anuncio.

 

Tasa del bono del tesoro a 10 años:

Bajó 9 puntos básicos. Tan claro fue el mensaje que expresó la Fed sobre suba de tasas que algunos traders hasta temieron un aumento de 50 puntos básicos. Al conocerse el aumento de 25 puntos y un pronóstico económico siguió siendo moderado, la tasa a 10 años se cayó.

 

Dólar: se depreció levemente porque la Fed no aumentó su proyección de 3 subas de tasa para este año a 4 como algunos esperaban.

 

Oro: subió empujado por un dólar más débil.

Como conclusión, podemos afirmar que la Reserva Federal (FED) dejó claro que prefiere comunicar antes que sorprender. Y esto algo positivo que sigue la línea de los “cambios graduales” que se proponen.

Los movimientos en las principales variables del mercado se dan sólo por lo que no está descontado en las expectativas, por eso es que podemos ver reacciones como la baja en la tasa a 10 años en lugar de una suba. O el debilitamiento del dólar. Ambos movimientos son contra intuitivos en un escenario de suba de tasas.