¿Qué son los ETFs y por qué invertir en ellos?

Empecemos por el principio, ¿qué es un ETFs?

La EFTs significa por sus siglas Exchange Traded Fund, que hace referencia a fondos negociables. Se trata de instrumentos que replican índices de países, regiones, sectores o hasta incluso que pueden operar siguiendo la propia estrategia del manager del ETF.

 

¿Qué tipos de ETFs existen?

Los hay desde los más simples hasta los más complejos.

Estrategias “pasivas”: hay ETFs que simplemente replican los índices conocidos como el Nasdaq (QQQ), que es el índice que engloba a las compañías tecnológicas americanas. O al S&P 500 (SPY), que es el índice que se basa en la capitalización bursátil de las 500 empresas más grandes que cotizan en EEUU.

 

Commodities: existen aquellos que nos permiten tener exposición a commodities, como el oro (GLD) o la plata (SLV) a través de la compra de ETFs que tengan como garantía el metal físico. Es una opción un poco más segura que tener los lingotes “abajo del colchón”. También están los que invierten en compañías de la industria, como por ejemplo el ETF de litio (LIT), cuya performance puede diferir un poco más de la del metal.

 

Países o regiones: están también los que nos permiten invertir en compañías de diversos países facilitándonos la selección de empresas y la liquidez. Podemos ser expertos en “stock picking” (seleccionando acciones) de firmas, por ejemplo, americanas o argentinas, pero si queremos diversificar en otros mercados nos puede faltar el conocimiento necesario para poder hacer una buena selección.

En estos casos, ir a ETFs de países puntuales como por ejemplo Brasil (EWZ), India (INDA) o el país que se nos ocurra, nos puede ahorrar tiempo y evitamos correr riesgos innecesarios. También podemos invertir por regiones como Europa (FEZ) o mercados emergentes (EEM).

 

Industrias: se hicieron muy populares los ETFs por industrias. Por ejemplo, el del sector financiero (XLF) o del sector de salud (XLV) americano.

 

De renta fija: en los últimos años también los ETFs que replican índices de bonos tuvieron su crecimiento. Aunque en estos casos tenemos que evaluar a parte impositiva porque nos puede jugar en contra.

 

Estrategias especiales: por último, están los ETFs que nos proponen estrategias puntuales como la selección de compañías de crecimiento de cierta región, es decir, aquellas que tienen un potencial de crecimiento en el corto plazo mayor al promedio.

O de valor, que son aquellas que tienen larga trayectoria y son sólidas, pero temporariamente están atravesando dificultades (por ejemplo, en su momento fueron algunas petroleras, cuando el barril estaba rozando los 30 dólares). También están los que apuestan en contra de algún índice o activo y los apalancados.

 

¿Por qué los ETFs se volvieron tan populares?

Principalmente por las siguientes razones:

Diversificación: son una forma poco costosa de ampliar nuestra cobertura de activos y muy útiles a la hora de aplicar análisis top-down (ir desde lo macroeconómico hasta lo microeconómico) en las que elegimos clases de activos, regiones y sectores, y preferimos no entrar en el análisis de cada compañía puntual.

 

Liquidez: los ETFs cotizan como acciones, podemos entrar y salir cuando queremos en el momento del día que deseamos (a diferencia de los fondos mutuos que solo podemos hacerlo al final del día).

 

Acceso: hay ETF que utilizan estrategias más complejas a las que no podríamos acceder si no es por medio de este instrumento. Por ejemplo, shortear bonos del tesoro americano o apalancarnos en condiciones mucho más favorables de las que podríamos conseguir individualmente.

 

Transparencia: los ETFs deben mostrar las posiciones que tienen diariamente. Siempre podemos saber en qué están invertidos.

 

Bajos costos: los fondos suelen cobrar tarifas que rondan el 2%-3% anual mientras que los ETFs rondan el 0.25%-0.5%.

 

El crecimiento del mercado de ETFs está haciendo que cada vez haya más diversidad y opciones. No son solo los inversores individuales que los aprovechan, sino también los institucionales.

Incentiva el análisis top-down, haciendo que los inversores tomen conciencia de que a veces tiene mayor incidencia en el portafolio decidir si diversificar en México o en Brasil que en la elección de dos compañías puntuales del mismo sector como puede ser Starbucks o Dunkin Donuts.

Veremos un mayor crecimiento de esta clase de activos en el futuro.