El dólar podría estar a $18 pesos a fin de año

Dólar e inflación: las principales preocupaciones

Así lo esperan desde el gobierno nacional, descartan que haya algún evento inesperado, comúnmente llamado “cisne negro”, que dificulte este panorama tras la crisis política desatada en Brasil.

El equipo económico del gobierno nacional calcula que la liquidación de soja, la colocación de deuda y China, presionen para generar más oferta.

Igualmente, descartar cualquier devaluación forzada tras las elecciones legislativas de este año.

La inflación no es la única preocupación de Mauricio Macri, también lo es la cotización del dólar. Según indica la norma del presupuesto nacional, el mismo debería cotizar para fin de año a 19 pesos: dicha cifra está puesta en duda.

 

Sobreoferta de divisas y cálculos oficiales: el dólar a fin de año

Los cálculos oficiales respecto a la cotización del dólar, hablan de un número menor al presupuestado y más cercano a los 18 pesos.

Los cálculos son materia de debate entre los integrantes de la conducción de la economía argentina, incluyendo los vicejefes de Gabinete Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, junto con los ministros de Hacienda Nicolás Dujovne y Luis Caputo.

La argumentación surge de un simple cálculo oficial de oferta y demanda: los dólares que ingresarían hasta fin de año serían lo suficientemente importantes como para sostener el precio de la divisa no mucho más allá de la evolución que se viene registrando en la curva anual de cotización.

Respecto a la inflación, el Gabinete Económico reacomoda las expectativas y re-estima un número más cercano al 20% (a pesar de que el Banco Central aun defiende y cree en la meta de 17%).

La preocupación por estimar un cálculo, se había iniciado previo a la crisis institucional de Brasil, cuando el precio de la divisa norteamericana no podía superar la barrera de los 15,80 pesos. Las complicación política que recayó sobre el presidente de Brasil, Michel Temer, sorprendió al conjunto del gobierno y generó un alivió respecto a la cotización del dólar, por la disparada general tras superar los 16 pesos la cotización.

Lo que se vivía hasta el eclipse de Temer, era una demanda muy débil de dólares ante una oferta creciente por liquidaciones sojeras, el éxito del blanqueo de capitales (más de U$S117.000 millones declarados y 17.000 millones de dólares libres para el gobierno) y las colocaciones de deuda pública, tanto nacional como provincial.

Ante el panorama general de sobreoferta de dólares, no cayó mal en el gobierno el alza generada por la crisis de Temer.