¿Nos debería preocupar la devaluación?

La devaluación y la volatilidad del dólar

El dólar sigue en alza y está batiendo records. Los economistas que opinan sobre el escenario actual consideran que el dólar está en niveles esperables, aunque se muestran todos preocupados por la volatilidad presente en los últimos ascensos abruptos del dólar estadounidense.

Si bien el año comenzó con un dólar planchado donde varió (para arriba y para abajo) rondando los 15 pesos, ahora el panorama es diferente. En Argentina se está dando el efecto inverso respecto a sus países vecinos. Con esta gran espiral ascendente de hace tres semanas, el dólar está subiendo mucho más que el promedio en la región. El punta pié inicial se dio con el impacto del escándalo de corrupción del presidente de Brasil, Michel Temer, que fijó a la divisa por arriba de los $16. 

A contramano de la tendencia en la región, en Argentina la apreciación del dólar llega al 1,5% considerando evolución desde enero. En Uruguay, la divisa se deprecia un 2,4% desde enero y en Chile, el dólar cede un 0,9% desde principios de año. Solo en Brasil el dólar se aprecia a la par, pero en menores niveles de los que está viviendo en las últimas semanas la City porteña.

La espiralización comenzó con ese golpe de Brasil a los mercados a mediados de mayo y a partir de allí no paró. Se suman también otros sucesos como la negativa de Morgan Stanley de considerar a Argentina un “mercado emergente” y la incertidumbre política previa a las elecciones de agosto y de octubre.

 

Subida del dólar y devaluación: ¿nos debería preocupar?

“Creo que no va subir mucho más en este rally”, consideró tajante Fausto Spotorno, economista y director del Centro de Estudios Económicos de Orlando Ferreres. Sin embargo, advirtió por las reiteradas subas de los últimos días: “Estamos viendo volatilidad en el mercado cambiario”. Explicó que “el tipo de cambio estaba atrasado, tenía que subir”, y que el nivel de la cotización está dentro de lo esperable, pero remarcó que “hay que diferenciar la tendencia de fondo del tipo de cambio de la volatilidad”.

Para explicar las razones de esa volatilidad apuntó a las elecciones primarias de agosto que desembocarán en las legislativas de octubre, el impacto por la mala noticia del MSCI, el retraso en la cosecha y la liquidación de los granos, entre otros. Sobre una eventual intervención del Banco Central para corregir las variaciones en el tipo de cambio sostuvo que la entidad “podría intervenir siempre y cuando detecte mucha volatilidad, que puede perjudicar la economía”.

En tanto, afirmó que el aumento del dólar no ayuda al BCRA y que se esfuma la posibilidad de una baja de tasas. “No tenía margen para bajar las tases antes porque la inflación no le estaba dando lo que pretendían. No creo que ahora tenga espacio para hacerlo”, opinó al tiempo que destacó que incluso hay voces que piden un incremento en la tasa de referencia. 

Sobre si la reciente escalada del dólar afectará precios aseveró: “Si llega a tener un impacto, es marginal. Está dentro de la tendencia que se esperaba en el tipo de cambio”. “La volatilidad no debería trasladarse a los precios”, concluyó.