Crédito: por qué hay que tener en cuenta el Costo Financiero Total (CFT)

Cuotas “sin interés”: lo que nos interesa saber

¿Realmente existen las cuotas con 0% de interés? A la hora de comprar algún producto y elegir cuotas hay miles de promociones que incluye el beneficio de “cuotas sin interés”.

Más allá de la micro financiación (micro-finanzas) para el consumo o la adquisición de bienes de consumo durables como electrodomésticos, heladeras, o por un préstamo hipotecario o crédito bancario directo, toda financiación está atada a costos de financiación. Cualquiera que ella fuere.

Entonces, ¿tenemos cuotas sin interés? La realidad es que no se regala nada, y la clave está en una cuestión de información, correcta publicidad y comunicación. Vemos electrodomésticos a pagar hasta en “50 cuotas sin interés”, ¿cómo es posible semejante generosidad en tiempos de alta inflación? Repito, la realidad es que los bancos por lo general no pierden.

Por eso, cuando veas las tres palabras mágicas “cuotas sin interés” en un aviso publicitario, busque la letra chiquita que aparece abajo (que ahora por obligación debe figurar en gran tamaño de tipografía). Lo que se debe buscar es el CFT (Costo Financiero Total), entre otros valores de las “tasas” que publica el banco que financia.

 

Qué es el CFT y por qué hay que tenerlo en cuenta

El CFT es el “Costo Financiero Total”, es decir, el costo real de un crédito, que incluye, además de la tasa de interés con la que gana el banco, todos los otros cargos y gastos asociados. Efectivamente, lo que el consumidor terminará pagando por su préstamo o su compra en cuotas es lo que se indique en el CFT.

CFT

Pero para… Acá aparecen demasiadas siglas, CFT, TNA, TEA… ¿Qué es cada una, para qué nos sirve el monto de cada una, y cuál finalmente debería ser la que tengamos en cuenta?

CFT (Costo Financiero Total), es la tasa anual real que se paga por un préstamo personal o crédito hipotecario, a mediano o corto plazo, lo que fuera. Pero todos los bancos hablan de la TNA (Tasa Nominal Anual) en sus ofrecimientos de financiamiento. 

La TNA (Tasa Nominal Anual) es la tasa que se cobra sobre el capital prestado por un año, ésta varia proporcionalmente con el plazo de devolución. Un crédito a pagar durante 5 años tendrá una mayor TNA que otro por el mismo monto con un plazo de 2 años, esto significa que a mayor plazo y mismo monto, mayor tasa anual se paga. 

 

Veamos un ejemplo de diferentes “tasas” y cuál deberíamos tener en cuenta

Tenemos una financiación de 10.000 pesos para pagar en 12 cuotas mensuales. Si fueran las viejas “cuotas sin interés”, en el precio original del bien el CFT ya estaría incluido, entonces quedaría cada cuota por 833,33 pesos (10.000/12), bajo la falsa concepción de que no tienen interés. Cosa imposible.

Ahora, podemos ver que en otro caso, en otro local, el plan de cuotas no contempla los gastos de financiación y hay diferencias entre el pago al contado y el pago con tarjetas de crédito. Entonces, continuando con el ejemplo de los 10.000 pesos, la cuota de la financiación en 12 pagos resulta de 989,49 pesos, lo que al año sería un promedio de 11.873,88 pesos (989,49 x 12).

Esto representa aproximadamente un 19% más de los 10.000 pesos del precio original del bien. Este cálculo es un cálculo erroneo. Aquí está la cuestión y lo importante a saber de la letra chica y de los costos de financiación. El cálculo que hicimos recién, es el cálculo que la publicidad de cualquier banco espera que hagamos (o mal hagamos).

Supongamos que la letra chica de ese banco indica que la Tasa Nominal Anual (TNA) es de 26.50%. Eso sería 7% más que el cálculo de la cuota promedio que hicimos recién. Aquí yace el marketing de los bancos: por eso en la tabla de costos financieros dice “cuota promedio”.

Pero bien, a no confundirse: tenemos el TNA, el CFT, el TEA… ¿cómo ordenamos todo esto y cuál es el porcentaje que nos importa a nosotros?

Efectivamente, lo que el usuario paga por año es el CTF. En lo que hay que fijarse es en el CFT (Costo Financiero Total). Esa cifra es el resultado de que al TNA (Tasa Nominal Anual) se le suman los gastos operativos y administrativos que tienen los bancos, y que obviamente te los cobran a vos (no sea cosa que los bancos pierdan ganancia).

Entonces hay que fijarse en la tabla de costos: cuánto es el CFT. En este caso el banco tiene un CFT 43.06% anual, que refleja la tasa final del crédito recibido.

 

Resumiendo, ya sabemos qué es el CFT

CFT = Gastos Operativos del Banco (IVA, Otros impuestos, Seguros, Gastos Administrativos, etcétera) + TNA (Ganancia del Banco)

CFT = % que representa los costos operativos para el banco + % Ganancia anual del banco 

CFT = El total del interés que el usuario pagará por la financiación que le da el banco.

 

Los gastos que considera el banco para cobrarle al usuario son:

  • Gastos de evaluación del cliente que solicita el préstamo.
  • Gastos de evaluación de los solicitantes de las financiaciones.
  • Gastos de contratación de seguros (de vida, de incendio, etc.).
  • Gastos de apertura y mantenimiento de cuentas
  • Erogaciones por envío de avisos de débito y otras notificaciones.
  • Costos de tasación de bienes (si se trata de créditos hipotecarios o de gran valor)
  • IVA sobre los intereses (para consumidores finales)