Bonos y su “Duración”: cómo ganar invirtiendo en renta fija | DolarSi

Bonos, duración y suba de tasas

Se trata de este viejo concepto que seguramente habrán escuchado mencionar de quienes invierten en bonos, al no le prestamos atención hasta que llega el momento de suba de tasas. Estamos hablando nada más ni nada menos que de la duración (o “duration”, en inglés) de un bono.

 

¿Qué es la “duración de un bono”?

Es una medida de la sensibilidad del bono ante cambios de tasa de rendimiento del mismo que suelen ser producto de variaciones en el riesgo del emisor o de variaciones en las tasas de rendimiento de mercado.

Por ejemplo, cuando decimos que un bono tiene una duración de 3, estamos refiriéndonos a que ante la suba de tasa de interés de ese bono en un 1%, el precio se caerá en aproximadamente un 3%. De forma similar, si tenemos un bono con una duración de 10, ante una suba de tasa de interés del 1%, el precio del bono se caerá en un 10%.

Recordemos que cuando las tasas de interés suben, el precio de los bonos cae porque los rendimientos aumentan, y estos ajustan por precio. Entonces si nos encontramos en un contexto de suba de tasas, cuanto menor sea la duración, menos nos afectará la suba de tasas en el precio del papel.

bonos

Una explicación más intuitiva es la que expresa la duración del bono en años (Macaulay Duration). Hace referencia al vencimiento promedio del flujo de fondos descontado. Es el punto intermedio, donde los flujos de fondos quedan balanceados.

Veamos el caso de un bono bullet, es decir que paga la amortización al vencimiento. Madura en 5 años y paga cupones anuales.

bonos

Las pequeñas “bolsas” de dinero representan el pago de cupones y la grande la amortización final. Mientras que la madurez es en 5 años, la duración es más corta ya que iremos recibiendo flujos de efectivo durante la vida del bono. Por otro lado, si tuviéramos un bono cupón cero que no nos paga nada durante su vida, el flujo de efectivo sería el siguiente.

bonos

 

¿Qué factores afectan la duración de un bono?

Todo lo que haga que recibamos el efectivo más rápido contribuirá a reducir la duración.

bonos

bonos

 

¿Qué debemos considerar a la hora de invertir?

Como bien sabemos, la Fed anunció su segunda suba de tasas desde el 2006 el miércoles pasado luego de la reunión. La primera había sido en diciembre del 2015. Y estiman que el año próximo habrá 3 subas de tasas más. En este contexto es en el que los inversores se preguntan si salir de duraciones más largas y entrar en las más cortas o si el efecto ya está descontado. Hay una mezcla de ambos.

Es cierto que ya vimos parte del efecto reflejado en la caída de precio de los bonos en las últimas semanas post elecciones, pero creemos que todavía hay más por ver. Hasta ahora cayeron pero no demasiado.

 

Hay tres recomendaciones que creemos convenientes:

1- Estar posicionado en bonos con duraciones cortas. Debemos aclarar que no es que todos los bonos individualmente tienen que ser cortos. Hablamos de la duración promedio de nuestra cartera, que es un promedio ponderado de las duraciones de cada bono individual por el peso que tienen en nuestro portafolio. De esta forma, si vemos alguna oportunidad en bonos largos podemos aprovecharla siempre que compensemos con otros cortos.

2- Apuntar a bonos de industrias/compañías que se puedan ver beneficiadas con la nueva administración Trump, y que puedan tener mejoras en la calificación crediticia, haciendo que la prima de riesgo se reduzca y aumentando de precio.

3- Posicionarse en bonos fixed to floating, es decir, con cupón fijo que luego se hace flotante. Hay varias nuevas emisiones que hoy en día ofrecen tasa fija pero que dentro de 5 años en promedio se convierte en flotante. Cuando llega ese momento, el bono deja de ser sensible a los movimientos de tasa de interés porque va ajustando el cupón periódicamente. 

La duración de un bono de tasa flotante es cercana a cero.

 

Suba de tasas, FED y mercados

El miércoles pasado se llevó a cabo la reunión de la Fed y resultó en un aumento en la tasa de interés de 0.25%, como era esperado. La novedad fue que la Fed pronostica 3 subas de tasa de interés para el 2017, lo que hizo que el rally de las acciones se tome un respiro. De todas formas las acciones cerraron en nuevos máximos el día viernes, y continúan con la tendencia alcista post elecciones.

La mayor parte de los indicadores económicos dieron resultados favorables. La inflación continúa relativamente baja. Para los próximos meses esperamos ajustes en política monetaria (suba de tasas) mientras que veremos incentivos desde la política fiscal. Con un mercado laboral en pleno empleo, la Fed decidió proceder con la segunda suba de tasas en los últimos 10 años.

El Dólar (/DX) se mostró fuerte mientras que la confianza en las acciones aumentaba, llego a niveles máximos de los últimos 13 años, ejerciendo presión en los balances de las compañías multinacionales que exportan. La tasa del bono del tesoro a 10 años alcanzó los 2.59%, el máximo en los últimos 2 años.

Las tasas más altas atraen inversores, que estaban esperando la subasta de bonos a 10 y 30 años. El crudo se recuperó también de las pérdidas del comienzo de semana finalizando arriba un 1%. El optimismo por el posible recorte de producción de la OPEP es débil ya que otros productores pueden aprovechar el momento y aumentar la producción.