El Banco Central: decisiones entre la inflación y la suba del dólar

El BCRA subió las tasas

Las principales noticias de la semana fueron en torno a la escalada del dólar y su repercusión en la economía. Diferentes perspectivas de economistas y analistas coincidían en algunos puntos y otros no, sobre la necesidad de tener un dólar más alto pero que no suba de la manera que lo hizo en tan poco tiempo.

Pero además de este tema, los temas se enfocaron en el Banco Central (BCRA) sobre qué movimientos haría en este contexto particular. Finalmente, por la inflación y por el dólar, el Banco Central mantendrá la tasa de interés alta, que lo realiza a través de la licitación de Letras. Tras este movimiento, los fideicomisos imitaron el mismo rumbo de mantener las tasas altas.

Cuando la última semana el dólar tocó los $17,40 y posteriormente superó los $17,60, la entidad que conduce Federico Sturzenegger moderó la escalada apuntalando las tasas de sus Letras en el mercado secundario, convalidando hasta un 26,25% anual.

La consultora Economía & Regiones señaló que este movimiento es “inconsistente” por parte del BCRA, ya que “por un lado, el BCRA quiere alcanzar la meta de inflación, pero por el otro quiere acumular reservas y tampoco se desentiende (por completo) del nivel de actividad, ni del crédito que procura estimular. Estos múltiples objetivos generan inconsistencia, ya que no sólo son mayormente contrarios entre sí, si no que ameritan que el instrumento de política económica, es decir la tasa de interés, deba moverse en sentido opuesto”.

Se entiende que con tasas más altas, el BCRA apuntaba a aspirar pesos del mercado y así evitar que se vayan masivamente al dólar. Por ende, la mirada del mercado se posó inmediatamente en las tasas.

 

Un breve repaso sobre los efectos producidos con la suba o baja de tasas

La pregunta principal es ¿qué ocurre exactamente cuando se suben las tasas? ¿qué efectos genera en la economía?

 

En primer lugar la tasa de interés tiene varias funciones:

  • Es el costo que un banco central les cobra a los bancos del país por prestarles dinero y ellos a su vez lo usan como base para lo que cobran a sus clientes por el financiamiento.
  • La tasa de interés también es lo que el banco central paga a los inversionistas en los instrumentos de deuda que emite (Letras, Bonos).
  • Esto la convierte en una herramienta del banco central que tiene efectos en la inflación, el crecimiento y el tipo de cambio: si la tasa de interés es baja y el crédito es barato, la gente está más dispuesta a gastar, esto puede generar crecimiento, pero también inflación porque hay más demanda; si la tasa de interés es alta, el costo del crédito será mayor, el crecimiento menor y también la inflación porque baja la demanda.

 

Si el Banco central sube las tasas de interés…

Subir la tasa de interés no sería un “estímulo del tipo productivo” para la economía del país en cuestión. Por el contrario, es un instrumento que “tiende a enfriar la economía”. Aumenta el costo de los créditos y la financiación en términos generales, tanto para empresas privadas como para los bancos, lo cual, se traslada el mismo efecto a los diferentes sectores de la economía, indefectiblemente, relacionados con ellos.

Un efecto posible es que estimula el ahorro, pero no por mayor ingreso, sino por un stop a la escalada del consumo, por un encarecimiento del dinero. En este se busca igualar un poco más valor del peso respecto al dólar tras las fuertes subidas de las últimas semanas. Esta medida abre un camino entonces para que la inflación pueda bajar, una cuestión prioritaria en las políticas de la entidad encabezada por Federico Sturzenegger