El atraso cambiario actual deja nula la devaluación del 2015

La Universidad de Belgrano alertó sobre el atraso cambiario actual

“Pan para hoy y hambre para mañana”. Así titula un informe del Centro de Estudios de la Nueva Economía (CENE), perteneciente a la Universidad de Belgrano. El informe indica que la inflación “se devoró” la fuerte devaluación (de casi el 40%) efectuada en diciembre de 2015.

Con estos datos, el atraso cambiario actual volvió a los niveles de principios de esa fecha, pese a que el Banco Central (BCRA) volvió a comprar dólares.

“En marzo, el tipo de cambio real volvió prácticamente a los niveles que tenía antes del levantamiento del cepo cambiario. Esto es, la inflación acumulada se devoró la devaluación de casi el 40% llevada a cabo en diciembre de 2015. Es como si aquella devaluación hubiera consistido meramente en llevar la cotización oficial de la divisa americana de 9,75 a 10 pesos. El atraso cambiario acumula ya un 27,1% con relación a diciembre de 2015”, indicó el CENE.

atraso cambiario

El informe de la entidad dirigida por el Lic. Víctor Beker, explicó también que “el atraso cambiario tiene un efecto positivo de corto plazo: mantiene estables los precios de los bienes comercializables, los que se importan y se exportan. Pero la eficacia del atraso cambiario como instrumento antiinflacionario es bastante relativa”.

“El atraso cambiario va quitando rentabilidad a las exportaciones, cuyos costos aumentan al ritmo de la inflación doméstica, mientras sus precios acompañan la evolución del dólar”, concluyó el CENE.

 

Los esfuerzos del BCRA para frenar el atraso cambiario, ¿sirven?

Actualmente el Banco Central continúa con su política de absorber el exceso de pesos circulantes e intentar evitar que se dispare aún más la emisión, proceso de “esterilización de pesos”. Pero ello hace que el mantenimiento de las reservas del Banco Central dependa crecientemente del ingreso de dólares financieros vía endeudamiento público y privado.

Una de las conclusiones lanzadas por el informe explica que el resultado a largo plazo, es un crecimiento mucho más veloz de las importaciones que de las exportaciones, con saldos crecientemente desfavorables de la balanza comercial.

En el primer trimestre de 2017, se acumuló un saldo negativo de la balanza comercial de 1.088 millones de dólares, el triple del verificado en igual periodo de 2016.

 

Para leer el informe completo hacé click acá