Los atentados terroristas ya no golpean a los mercados

¿Por qué ya los atentados terroristas ya no golpean a los mercados?

Tras producirse el atentado terrorista en un estadio de la ciudad de Manchester, Gran Bretaña, donde hubo 22 muertos y 59 heridos, el mayor atentado terrorista que sufrió ese país desde el 2005, los mercados no reaccionaron en “pánico”.

Años atrás, cuando cuando ocurría algo así, la incertidumbre y desesperación invadía a los inversores dándose el famoso “fly to quality” (vuelo a la calidad).

La consecuencia era que los mercados de acciones caían abruptamente. Pero ya no ocurre. Las cotizaciones prácticamente no se movieron como consecuencia de este evento.

 

¿Cómo es la reacción ante el pánico de los atentados terroristas?

Podemos traer de ejemplo uno de los experimentos mencionado por Daniel Kahneman (psicólogo ganador del Premio Nobel en Economía en 2002) sobre cómo los seres humanos distorsionamos las probabilidades.

Cuando ocurrió el atentado a las torres gemelas en Nueva York, se le hizo una encuesta a gente que se iba de viaje: al primer grupo se le ofreció contratar un seguro de vida por el viaje y al segundo se le ofreció un seguro que lo cubra ante la posibilidad de un ataque terrorista (por el mismo precio que el seguro anterior). ¿En qué grupo de los dos creen que se vendieron más seguros?

atentados terroristas

Los más vendidos fueron del segundo grupo. ¿Tiene sentido? Evidentemente no. Morir en un ataque terrorista es un evento incluido en el primer seguro, ¿entonces por qué estaríamos sobre-dispuestos a comprar el seguro que nos cubre sólo ante muerte por ataque terrorista?

Lo que ocurre es que la gente tiene más miedo de morir en un evento así que de morir en general, y esta respuesta del miedo, el apresuramiento y la inmediatez, no del razonamiento lógico ni la deducción.

Así es como le damos un peso demasiado alto a eventos “raros” y la probabilidad de ocurrencia se distorsiona, haciendo que tomemos decisiones de manera veloz, sin premeditaciones y siguiendo la emoción del pánico y miedo (por sobre las emociones de calma, templanza, confianza, mesura, unido al razonamiento lógico).

 

¿Qué ocurría antes entre los mercados y los atentados terroristas?

Algo similar es lo que ocurrió en los inicios de los primeros ataques terroristas del siglo XXI. Si nos remontamos a uno de los primeros atentados de relevancia, como el de las torres gemelas, el S&P cayó casi un 5% en el día siguiente. Había incertidumbre y caos, que es el peor enemigo de los mercados.

Pero en los últimos años las amenazas aumentaron, así como la propaganda terrorista, haciendo que los mercados terminen casi inmunes a este tipo de eventos.

Hay menos sobre reacción y se evalúan las consecuencias económicas de forma más objetiva. O quizás lamentablemente el mundo se acostumbró a que existan estos eventos.

 

¿Cuáles son las industrias más afectadas por los atentados terroristas?

A pesar de que hay un amplio debate en lo que respecta los impactos de los atentados, hoy en día nos centramos en las consecuencias de largo plazo más que en los incidentes individuales.

Los mercados no cayeron demasiado luego del ataque terrorista en París en 2015 donde murieron 129 personas. Pero el ataque posterior en Niza en 2016, contribuyó a pensar que Francia es cada vez más inestable y menos propicio para hacer negocios. esto termina impactando en la economía de diferentes formas:

 

Turismo: es la industria en la que el impacto se percibe de forma inmediata. Por ejemplo, en los 10 meses siguientes desde que ocurrió el atentado en París, el museo del Louvre (uno de los más visitados del mundo) redujo su cantidad de visitas en un 20%. Y en Francia el turismo representa entre un 7 y un 8% del PBI del país.

 

Seguros: el terrorismo genera incertidumbre y riesgos, situación que las compañías aseguradoras tratan de evitar.

 

Comercio e inversiones extranjeras directas: puede llegar a afectar las rutas y sistemas de distribución y llegar a aislar comercialmente a ciertos países, como es el caso de Irán. Sin entrar en detalles, se puede decir que el terrorismo incentiva el cierre de fronteras tanto comerciales como migratoria, situación que hoy se vive en varios países del mundo.