Apreciación del dólar, tasas de interés y mercados emergentes

Apreciación del dólar, ¿un futuro cercano?

En el mes de diciembre y con el triunfo de Trump, la Fed hablaba de tres subas de tasas de interés para el 2017.

El miércoles pasado se llevó a cabo la reunión de enero en la que se discutió el posible recorrido de la suba de tasas y el día viernes habló Charles Evans, presidente de la Reserva Federal de Chicago y miembro votante del FOMC (responsables de establecer las tasas de interés a corto plazo).Vino con discurso un poco más moderado, aunque la visión de largo plazo no se modificó sustancialmente. Lo que el mercado en este momento descuenta en los futuros de tasa son sólo dos subas para este año.

Recordemos que luego de la crisis del 2008, la Fed bajó los tipos de interés a niveles mínimos históricos como mecanismo para incentivar la recuperación económica. Hablamos de la Fed Funds Rate, utilizada para préstamos interbancarios de un día para el otro.

Esta tasa es una de las más influyentes en la economía americana ya que su modificación tiene impacto en el empleo, crecimiento e inflación; y es justamente la que la Fed decide en sus reuniones si mantenerla o modificarla. En el gráfico a continuación vemos su recorrido histórico en los últimos ciclos:

apreciación del dólar

En diciembre del 2015 se llevó a cabo la primera suba de tasas de este nuevo ciclo económico y en diciembre del 2016 la segunda. La atención está puesta en anticipar cuándo se dará la tercera suba. La proyección es que hacia el 2018 las tasas pueden rondar en el 1.5-2%.

En los próximos meses veremos dos fuerzas contrapuestas: el recorte impositivo que propone Trump y que induce a la expansión económica, y por otro lado la suba de tasas, que naturalmente pone frenos al crecimiento. 

Más allá de que el alza se produzca de forma lenta o más rápida, lo que es indiscutible es que estamos atravesando un proceso de suba de tipos de interés. Y esto tiene sus implicancias sobre los países emergentes y fronterizos. ¿Cuáles son?

 

Una suba de tasas trae apreciación del dólar: 

Esto hace que los países endeudados en dólares, al ver sus monedas depreciarse, les sea más difícil poder hacer frente a los pagos. Por ejemplo, si el peso argentino se depreciara con respecto al dólar (apreciación del dólar), tanto para el estado como para las compañías argentinas que generan sus ingresos en pesos, se van a ver con mayores dificultades para hacer frente a los pagos en moneda extranjera.

De todas formas Trump expresó claramente días atrás su deseo de que el dólar se deprecie, para ganar competitividad en sus exportaciones, lo contrario a fomentar una apreciación del dólar. Veremos cuál de los dos efectos prima sobre el otro.

 

Fuga de inversiones hacia el norte

Con las tasas de interés en EEUU y Europa en niveles históricamente bajos, hace tiempo que los inversores se desplazaron a los países emergentes en busca de retornos más atractivos. En el momento en que EEUU y/o Europa vuelvan a tener rendimientos más interesantes, mucho capital volverá a estos países disminuyendo el financiamiento para los emergentes.

Mismo para aquellos países o compañías que quieran salir emitir nueva deuda lo tendrán que hacer a tasas más elevadas. En este momento la Argentina está subiéndose casi al último vagón del tren con estas nuevas emisiones que hizo días atrás: el Bonar 2022 (A2E2) con un cupón del 5.625% y el Bonar 27 (A2E7) 6.875%. Todavía seguimos inmersos en un entorno de tasas bajas en el mundo y esto se sigue aprovechando.

Podemos ver a continuación el spread de riesgo de los bonos argentinos con respecto a los bonos del tesoro americano. Si bien Argentina debe pagar un interés más elevado que Brasil o Chile, la situación mejoró sustancialmente en el último año.

Dado que ya sabemos que estamos atravesando un periodo de suba de tasas, lo mejor que se puede hacer es estar preparados para esto. ¿Qué es lo que se puede hacer para amortiguar el efecto?

Varios países como Tailandia, Brasil o India, cuentan con importantes reservas en moneda extranjera que ayudan a absorber la abrupta salida de capitales resultante de una suba de tasas en el norte, como ya ocurrió con la suba de tasas que tuvo lugar en diciembre último. A mayores reservas, mayor fortaleza financiera tiene el estado.

En el caso de Argentina, esto es exactamente lo que se pretende hacer con estas nuevas emisiones: aumentar reservas y estar mejor cubiertos para afrontar el escenario de incertidumbre con la asunción de Trump.

 

Mercado Americano

El reporte de empleos de enero mostro que podría haber todavía mayor recorrido alcista para las acciones. Se crearon 227 mil puestos de trabajo, que fueron 50 mil más que el promedio del año pasado. Con una tasa de desempleo del 4.8%, ya en target y con Trump prometiendo estímulos fiscales agresivos, veremos hacia dónde conduce a la economía americana y si se produce a nivel mundial una apreciación del dólar.

Mientras que los mercados se mantuvieron defensivos, el rally del viernes ayudó a que los índices terminen la semana sin cambios y hasta casi positivos recuperándose de las pérdidas de inicios de semana. El Dow Jones saltó 180 puntos, logrando su mejor suba diaria del 2017 y el Nasdaq cerró marcando nuevos récords.

La Fed tuvo la primera reunión del año y optó por no mover las tasas de interés, decisión que el mercado de futuros ya descontaba. Los bonos se mantuvieron prácticamente sin cambios en lo que fue de la semana. La tasa del bono del tesoro a 10 años cerró en 2.49% y sigue teniendo la media móvil de 50 ruedas como soporte.