Por decreto, se elimina la quita de aranceles para productos electrónicos importados

Fomento a los productos importados

A través de un comunicado en el boletín oficial, el gobierno por decreto (Decreto 117/2017) eliminó el arancel de 35% para productos electrónicos importados denominados “Bienes de Informática y Telecomunicaciones” (BIT).

Entre los productos se destacan las computadoras portátiles (notebook, tablet, all in one, PC desktop), celulares, impresoras, plotters, digitalizadoras, partes LED, como también otros bienes tecnológicos del sector informático y de las telecomunicaciones.

Según el comunicado, la baja de aranceles para los productos importados “ayudaran a la disminución de los costos de fabricación de diversos aparatos y equipos electrónicos, mejorando las condiciones de competitividad y productividad, y contribuyendo al aumento de la inversión productiva en el sector y de su disponibilidad en el mercado local”.

Además, el decreto argumenta que esta medida es importante en tanto que “la posibilidad de acceso a las nuevas tecnologías resulta esencial para el desarrollo económico y social de nuestro país, brindando el marco adecuado para alcanzar una mayor eficiencia en el uso racional de la energía”.

 

Del “turismo shopping” a los productos importados

En contexto de esta medida, y por los altos costos en regionales, hace varios años millones de argentinos realizan éxodos y cruzan las fronteras del país para hacer “turismo de compras” en las principales ciudades de Chile, Paraguay o Brasil.

Este fenómeno de shopping en el exterior, se debe a los altos costos locales y a las grandes diferencias de precios con los países vecinos. Las principales compras se focalizan en productos tecnológicos (TV LED, notebooks, celulares, tablets, etc.), pero también en los rubros de indumentaria y productos de camping, bazar y hogar.

Según estadísticas oficiales brindadas por el Ministerio de Producción, el precio de venta de una computadora en el mercado interno resulta por las cargas laborales, la presión impositiva y los costos logísticos:

  • 50% más elevado que en Chile. 
  • 80% más caro que en Colombia.
  • 175% superior al valor que rige en Estados Unidos.