Análisis crediticio: ¿Qué debemos evaluar cuando vamos a comprar bonos?

Realizar un análisis crediticio correcto

Cuando queremos comprar bonos, uno de los riesgos fundamentales que tenemos que evaluar es la probabilidad de default del emisor. Esto implicaría que deje de pagar los intereses y el principal que se comprometió a abonar a los tenedores de deuda.

La mayor parte de los países y muchísimas compañías colocan su deuda en los mercados, como vehículo para acceder al financiamiento. Como inversores, debemos analizar cuidadosamente las opciones para elegir los bonos que nos den la mejor relación riesgo-retorno y que la inversión resulte tentadora.

Enfocándonos en los bonos corporativos (también llamadas Obligaciones Negociables), cuando evaluamos la probabilidad de cese de pagos, lo que nos toca al final de cuentas es hacer un análisis crediticio. ¿En qué consiste?

 

Existen 4 elementos básicos del análisis crediticio para compañías:

análisis crediticio

1 – Capacidad de pago

Esta es la piedra angular del análisis crediticio. Si la compañía no tiene un modelo de negocio sólido y efectivo que le permita hacer frente a los pagos a lo largo del tiempo, vamos a estar en problemas. Es recomendable examinar lo siguiente:

Las tendencias de la industria: una compañía puede ser sólida financieramente en el presente pero si la industria presenta dificultades, como fue hasta hace unos meses el caso de la industria petrolera o del carbón, nuestros bonos se van a ver afectados.

Marco regulatorio: en este momento, por ejemplo, estamos analizando qué modificaciones hará Trump en el marco regulatorio de varias industrias. En la financiera, éste podría llegar a flexibilizarse con la eliminación de la ley Dodd-Frank, que actualmente regula la operatoria de los bancos.

Su eliminación mejoraría los márgenes operativos de muchas instituciones financieras. O regular más, como se intenta hacer en el sector farmacéutico, donde se habla de poner topes a los precios de algunas drogas.

Posición competitiva de la compañía: ¿La empresa en cuestión es la líder en la industria? ¿Cómo son las ganancias y los márgenes operativos con respecto a sus competidores?

Balances de la empresa: conocer de ello para analizar la generación de efectivo (operativo, de financiamiento o de inversiones), revisar la deuda que tiene en relación al patrimonio neto, la relación de la deuda con las ganancias, las ganancias con el pago de intereses, el efectivo libre para los accionistas y para la firma, entre muchos otros indicadores que nos aportarán información sobre la salud financiera de la empresa. Este es el momento en el que comparamos ratios de diferentes compañías de la industria y valores históricos.

 

2 – Integridad del management

Una vez que analizamos a la industria, el negocio y los balances de la empresa, debemos ponerle atención al management. ¿Quiénes están conduciendo la compañía?

Desde ya que el factor principal es el compromiso que se expresa sobre el repago de la deuda. Pero también vale la pena analizar la dirección estratégica que toman, la filosofía financiera que manejan (que tan conservadores son en el manejo de los fondos) o cómo reaccionan ante eventos inesperados. Todo esto nos puede dar una idea de la confianza que podemos depositar en los directivos de la firma.

 

3 – Términos y condiciones

Cuando una entidad emite deuda, nos brinda un prospecto de emisión en el que figuran todas las condiciones. Es como el “contrato” entre las partes en donde se especifica quién es el emisor, cuál es el tamaño de la emisión, en que moneda se paga, cual es el vencimiento, el cupón, entre otros.

También figuran las limitaciones que se impone el mismo emisor para darles garantías a los inversores. Por ejemplo, restricciones en la cantidad de deuda que puede emitir tanto la compañía como sus subsidiarias o que mantendrá ciertos niveles de efectivo y de capital de trabajo. En este paso nos toca leer la letra chica para que luego no haya sorpresas.

 

4 – Activos en garantía

Hoy en día hay pocas emisiones que ofrezcan a los inversores activos puntuales en garantía, pero de haber algún activo destinado específicamente para cubrir el pago de cierta emisión, deber ser tenido en cuenta ya que disminuye el riesgo que asume el inversor. Como por ejemplo, bonos emitidos por aerolíneas, pueden llegar a poner rutas de vuelo o mismo aviones en garantía.

.Como podemos ver, existen múltiples variables y datos a tener en cuenta la hora de invertir en bonos y debemos ser cuidadosos a la hora de elegir. No es simplemente encontrar una buena tasa e invertir (análisis crediticio), debemos fijarnos que el retorno compense al riesgo que tomamos.

 

Datos del Mercado Americano

A pesar de que el dato del PBI que fue anunciado el día viernes no fue tan positivo como se esperaba, las acciones alcanzaron records en otra semana de ganancias.

El PBI subió 1.9% anualizado, lo que representó una desaceleración en comparación con crecimiento del 3.5% visto en el tercer trimestre. El Dow Industrials ($DJI) se mantuvo por encima de la barrera de los 20K pero las Blue Chips están reportando balances más débiles que lo esperado.

El optimismo ante los cambios en la nueva administración está mostrando señales de fatiga pero la tendencia alcista de las acciones se mantiene. Los cambios en la regulación y las reformas tendrán que ir en la misma línea que las expectativas del mercado, de lo contrario éste ajustará rápidamente.

Las propuestas pro-mercados de Trump siguen vigentes pero esto ya fue incorporado en los precios durante el reciente rally de acciones.